El autismo y el aprendizaje de los niños

Educación especializada para niños con autismo

Los niños con autismo deben adquirir las habilidades sociales y de comunicación, que no tienen, para poder relacionarse con sus iguales. Ellos no las pueden aprender por imitación, como otros niños. Hay que utilizar estrategias específicas para ellos. El ideal es una educación no especial sino especializada, en el marco de un colegio normal.  

Hay técnicas y métodos de enseñanza especializados para los niños con autismo porque tienen una característica especial, que son aprendices visuales. Por este motivo, se suele trabajar la relación imagen-objeto, porque en ocasiones los niños con autismo no hablan en parte porque no relacionan las palabras con el objeto o el significado específico. No obstante, antes de llegar a este punto, hay que enseñarles a comunicarse y mucho antes, a tener interés en comunicarse, que es lo más difícil. Para ello, primero que hay que hacer es meterse en sus intereses, sólo así se puede captar la atención de los niños con autismo.

El aprendizaje en el colegio de los niños con autismo

El aprendizaje de los niños autistas

Los niños con autismo van al colegio, ya sea un aula especial de autismo integrada en un colegio normal o a un aula normal con algún tipo de apoyo. Pero el resto del día, los niños con autismo están con los padres y es importante estructurarles muy bien el día, que ellos sepan qué van a hacer por anticipado, porque no tienen sentido de la ubicación ni del tiempo. Por ello, se trabajan mucho con ellos las agendas con fotos primero, y luego con pictogramas, para que sepan cuándo empiezan las cosas y cuando acaban.

Las rutinas fijas les ayudan mucho y les dan seguridad. Por otra parte, a los niños con autismo les cuesta generar la imagen asociada a una palabra o a una acción, por lo que si la ven, ellos pueden interpretarla más fácilmente. Y, por último, conviene dejarles sus ratitos de autoestimulación con luces o sonidos, si así lo necesitan, porque se tranquilizan mucho. 

El rendimiento escolar del niño con autismo

El rendimiento escolar de los niños con autismo depende de muchos factores: la afectación, cuándo se empieza la terapia, cómo está de individualizada y personalizada esa terapia, cómo se involucran los padres, los profesionales... y cómo se involucra el colegio y el profesorado. Es necesario un trabajo extra en preparación de materiales y métodos de aprendizaje y no todos los colegios tienen esa disposición. No obstante, la evolución de un niño con autismo es impredecible, porque se pueden convertir en verdaderas esponjas. Einstein tenía autismo.

El autismo y las actividades de ocio y juego de los niños

Cada juego normal de los niños como jugar a pillar, al balón, etc. que el resto de los niños aprenden de forma fácil por imitación, a los niños con autismo les cuesta mucho aprender a jugar. Además, tienen intereses muy restringidos que, poco a poco, hay que trabajar para ampliar.

Debido a que un componente muy importante de la vida es vivir en sociedad, es esencial trabajar para que ellos aprendan, pero también es muy importante que el resto de niños sanos aprendan cómo piensa y siente un niño con autismo y cómo llegar a él. Cuando se trabaja con estos niños desde pequeños pueden conseguir total autonomía en el futuro.

Amaya Áriz, madre niño autista 

Amaya ÁrizAbogada y madre de un niño con autismo. Autora del libro 'La alegría muda de Mario' y colaboradora de ANA (Asociación Navarra de Autismo).