Beneficios de los videojuegos para tratar trastornos infantiles

Terapia con videojuegos para niños con autismo, problemas sociales o motores

Son muchos los padres que piensan que los videojuegos no son buenos para los niños, pero si se utiliza el videojuego indicado los resultados en los más pequeños suelen ser óptimos. Otro de los factores que influyen a la hora de valorar si un videojuego es beneficioso o no para un niño es el tiempo que se pasa frente a una pantalla, ya que jugar un rato es positivo, terapéutico y divertido, pero cuando no se hace otra cosa empiezan los problemas.

No se puede negar que es el pasatiempo favorito de la mayoría de los niños y la industria del videojuego a evolucionado tanto y en tantos campos, que resulta una herramienta terapéutica en algunos casos puesto que ayuda a los niños, a razonar, a tomar decisiones, a orientarse, a mejorar su capacidad de atención o su coordinación.

Los videojuegos también ayudan a los niños con algún tipo de problema o transtorno

Beneficios de los videojuegos en niños con problemas

Actualmente son muchos los videojuegos para niños que incluyen la opción online o multijugador entre sus modos de juego, algo que ayuda y de que manera a los niños con problemas de socialización, ya que pueden interactuar con otro niño con sus mismos gustos, sin 'dar la cara' y desde la comodidad del sofá de casa. Es algo que cuesta entender a los padres, pero realmente mediante este tipo de videojuegos se pueden crear verdaderos vínculos de amistad, fomentando el trabajo en equipo y la lealtad.

Si tu hijo sufre deficit de atención, los videojuegos también pueden resultar un 'arma' positiva a la hora de que el niño consiga centrarse en una actividad concreta, pero hay que tener cuidado con la sobreexposición a los videojuegos en los niños con este tipo de problemas, ya que pueden generar un efecto inverso al deseado.

Los padres con niños con problemas motores o de visión también pueden encontrar en los videojuegos el aliado perfecto para ayudar a sus hijos a ir poco a poco trabajando sus habilidades hasta, en muchos casos, que el problema desaparezca por completo. Por ejemplo los juegos de disparos en primera persona ayudan a mejorar el ojo vago. Los nuevos periféricos de las videoconsolas actuales fomentarán que los niños tengan que moverse de forma coordinada para avanzar en los juegos.

En los niños con autismo los videojuegos también pueden actuar de forma positiva, siempre y cuando el videojuego no contenga violencia explícita o sea un juego de rol puesto que fomentará en el niño una actitud desafiante, con problemas de comportamiento, hiperactividad y hostilidad. Mientras que si el videojuego es educativo o de género deportivo está demostrado que su comportamiento se vuelve más tranquilo y sumiso.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com