Desarrollo de los niños de seis años

Desarrollo físico y emocional de los niños y niñas

Malena HawkinsPediatra

Todos los que tenemos niños sabemos que los 6 años son una edad apasionante, en la que disfrutamos de nuestro hijo y con nuestro hijo porque se va haciendo mayor. Cada vez son más independientes y su aprendizaje evoluciona de forma más acentuada. Te explicamos cómo es tu hijo a esa edad y qué cambios vas a notar en él. 

Cómo es un niño de seis años a nivel físico y social

nina-seis-anos

Los niños de 6 años manifiestan muchos cambios físicos. Desde la caída de sus primeros dientes de leche hasta una mayor vitalidad y ganas de jugar al aire libre. Estos son algunos de los cambios que notarás en tu hijo de seis años: 

- En esta época el peso y la talla del niño siguen aumentando a una velocidad constante. 

- Comienzan a caerse los dientes de leche, y emergen los primeros molares permanentes.

- Las enfermedades que padece más frecuentemente son las infecciosas, sobre todo otitis, amigdalitis, neumonías o bronquitis. Su sistema inmunológico se enfrenta a microorganismos diversos. 

- Son muy activos, por ello suelen adelgazar. Necesitan saltar, correr, resbalarse, caerse, mancharse y romperse la ropa. No paran ni un minuto, sobre todo los chicos. En general las niñas son algo más tranquilas desde el punto de vista físico. 

- Juegan e interactúan con otros niños y es muy frecuente que sufran 'accidentes' (heridas, esguinces, fracturas…). 

Revisiones médicas en niños de seis años

Es conveniente una revisión anual en el pediatra, que valorará su velocidad e crecimiento, de peso y de talla, realizará una exploración general y revisará su calendario vacunal. También nos preguntará sobre el control de esfínteres del niño, que a esta edad suele ser completo, por el día y por la noche, aunque no debemos presionar a los niños si aún 'tienen escapes' por las noches, o incluso por el día, si están muy concentrados o entretenidos en el juego. Un mayor control de su cuerpo y un mayor tono muscular nos permitirá avanzar en este sentido.

También debemos llevarles a revisión en el odontólogo infantil, que vigilará si hay alguna caries o si es necesario ir preparando un tratamiento de ortodoncia y al oftalmólogo para valorar su agudeza visual y sus capacidades visuales, fundamentales para la lectoescritura. 

Cambios a nivel intelectual en niños de seis años

Son llamativos los cambios a nivel intelectual, por eso nos damos cuenta de lo mayor que se está haciendo nuestro hijo. 

- Pasan de Educación Infantil a Educación Primaria lo que implica un gran cambio, el niño siente que le exigen más, ya no es el pequeño del colegio, sino que pasa a las clases de mayores. Por las tardes tiene la obligación ya de 'hacer deberes' y los padres les pedimos más esfuerzo en casa. 

- El juego sigue siendo necesario para su crecimiento y desarrollo, es una forma de aprender a situarse en el mundo. Debemos permitir que jueguen todos los días. Tienen juegos favoritos, como coches, trenes o muñecas. También les encanta coleccionar cosas (cromos, chapas…).

- Les encanta dibujar, colorear, leer palabras sencillas, escribir letras y números, jugar a juegos de mesa y a las cartas.

- Pueden pronunciar perfectamente, conocen las letras y los números, con lo que inician la lectura. Pueden prestar atención de forma más continuada. 

- Se sienten orgullosos de sus capacidades (de leer, de escribir, de sus capacidades físicas) y les encanta recibir elogios

- Les asusta lo desconocido (los ruidos fuertes, los rayos, el viento, la lluvia, los animales). Pueden tener pesadillas y recordar imágenes fuertes de la televisión o cine. 

- La atención y la memoria maduran notablemente, son capaces de iniciar la adquisición de buenos hábitos de estudio, cosa que los padres alabaremos muchísimo. Comienzan a mostrarse más independientes de sus padres, profesores y cuidadores, lo que en algunos momentos puede sorprender mucho a los adultos. Pero debemos dejar que se sientan orgullosos por ser autosuficientes.  

- Necesitan tener amigos y sentirse queridos por ellos, aprenden a relacionarse y a compartir sus cosas. Empiezan a jugar a juegos con reglas específicas como el escondite o el fútbol.