Alimentos beneficiosos para los dientes de los niños

Consejos para elegir alimentos sanos para los dientes infantiles

Irene IglesiasOdontóloga

Conocemos sobradamente los efectos perjudiciales de los azúcares refinados sobre los dientes de nuestros hijos. También observamos que los niños tienen dientes y muelas desde bien chiquititos para utilizarlas, para masticar. ¿Qué es conveniente que coman los niños?

Los alimentos que benefician a los niños son exactamente... todos. Todos, si entendemos por 'alimento' lo que la naturaleza nos da, y nosotros comemos con un mínimo procesado.

Los alimentos beneficiosos y los más perjudiciales para los dientes de los niños

Niña come manzana

En el seno de una dieta equilibrada, no hay alimentos perjudiciales. Un niño que come fruta variada, a mordiscos o a grandes trozos que él pueda manejar, va a desarrollar no sólo la capacidad de masticar comprendiendo la textura y la dureza y el sabor del alimento, sino que también va a hacer que el niño mejore la coordinación ojo-mano-boca al alcanzar con su mano el trozo y llevarlo a la boca.

Es cierto que a los niños no hay que darles las cosas masticadas, pero ni en sentido literal ni en figurado. Quizá los únicos alimentos que nos deben preocupar si se consumen asiduamente y entre horas sean las pasas, orejones, dátiles, etc. por su elevado contenido en azúcares pero sobre todo porque debido a su adherencia se quedan mucho tiempo en contacto con  las superficies masticatorias de los molares. Las frutas más beneficiosas para la boca son aquellas más duras y fibrosas y con un contenido en fructosa moderado

Las verduras y los dientes de los niños

Con la verdura fresca sucede igual. La textura de los alimentos frescos o poco cocinados (que no los podamos aplastar entre los dedos) permite el barrido de las superficies dentales por el propio alimento, así como favorecer el crecimiento de los huesos y músculos de la boca y por ende de la cara. También aumentan la cantidad de saliva, que es uno de los seguros anticaries que tenemos de forma natural en la boca. No hay mejor 'mala costumbre' para un niño que ir cogiendo trozos de verduras y hortalizas mientras tratamos de hacer una ensalada.

El brócoli, el ajo y el pimiento verde en cierta medida protegen contra la caries cuando se consumen crudos o poco cocidos (que no estén muy blandos). Un niño que tiene a su disposición todo tipo de alimentos sanos va a ser perfectamente capaz decidir de forma espontánea qué comer, por eso es importante tener en casa a su alcance alimentos frescos. Si hay galletas irá a coger galletas. Pero si hay un atractivo recipiente con bastoncillos y bolitas de colores (zanahoria, pimiento rojo, guisantes recién sacados de la vaina….) le va a encantar llevarse eso a la boca.

Qué alimentos pueden comer los niños entre horas 

Para comer entre horas es mejor para el niño un bocadillo de pan de barra, y a ser posible de jamón, que requiere incidir fuertemente con los incisivos y tirar a la vez que se sujeta el bocadillo, mejor que un sándwich de pan de molde, que no requiere mucho esfuerzo y además por su consistencia se queda más pegado a las muelas y durante más tiempo aumentando así el riesgo de caries.

Los alimentos procesados, los zumos, yogures, batidos, patatas fritas y todo tipo de aperitivos de bolsa, postres lácteos, galletas (ecológicas, integrales y para diabéticos incluidas), cereales de bebé y de adulto, chocolate, barritas de cereales, etc. etc. son de alto riesgo de caries y debemos tener en cuenta que no es bueno para los dientes tomarlos entre horas, de postre ni con una frecuencia superior a 2-3 veces por semana.