Causas de las manchas en los dientes de los niños

Cómo solucionar los problemas de manchas dentales de los niños

Irene IglesiasOdontóloga

Los dientes normalmente son blancos, sobre todo los de leche. El esmalte es más o menos transparente y deja pasar el color de la dentina, la capa siguiente que es amarillenta (mucho más amarilla y gruesa en los adultos, por eso los dientes definitivos parecen tan oscuros cuando salen, respecto a los adyacentes que siguen siendo de leche).

Las madres suelen ser las primeras en darse cuenta de si hay una mancha, un cambio de alteración o algo que haya variado el aspecto de un diente. Algunas manchas no tienen ninguna importancia, y otras son lesiones de caries incipientes que requieren tratamiento inmediato.

Las caries y las manchas blancas en los dientes de leche

Niña con lupa en dientes

Las caries son un proceso de desmineralización (descalcificación) de las estructuras duras del diente, (esmalte y dentina) como consecuencia de la acción de las bacterias que metabolizan el azúcar de la dieta.

Las caries de aparición precoz son las que suceden antes de los 3 años y afectan típicamente a los dientes delanteros superiores. Comienzan usualmente como una mancha blanca, con forma de semiluna, en la superficie delantera de los incisivos, de forma paralela a la línea de la encía. Estas manchas son desmineralizaciones, que si no se remineralizan empezarán a volverse irregulares, cuando las bacterias ya hayan penetrado en el esmalte. Entonces se tiñen de anaranjado, marrón, y se van extendiendo y profundizando. Cuando veamos una mancha blanca en un diente es imprescindible acudir a la consulta del odontólogo y que valore si se trata de una lesión precursora de caries y ponga los medios para evitar su avance. 

Pero no todas las manchas blancas son 'peligrosas'. Cualquier proceso que haya alterado la formación del diente puede originar una mancha blanca, pero es el especialista el que debe valorar de qué se trata.

Otros tipos de manchas en los dientes de los niños

No solo podemos encontrarnos con manchas blancas, sino también oscuras, marrones o negras, por ejemplo por el uso continuado de tratamientos de hierro para la anemia.

Hay manchas que vienen del interior del diente, y no se pueden eliminar, y otras que se deben a causas externas al diente. Por ejemplo, las tinciones 'cromógenas', que son como un ribete que puede ser de diversos colores (marrón, negro, verde), y se elimina haciendo una limpieza profesional, aunque vuelve a salir al cabo del poco tiempo, y se debe a un tipo concreto de bacterias que si bien no tiene ningún peligro, afectan a la estética, sobre todo en niños más mayores. 

Cuando cepillamos los dientes del niño hay que levantar bien el labio para apreciar cualquier cambio, Si no miramos, no vemos, y puede ser que cuando veamos sea ya demasiado tarde. No pensemos que las manchas más peligrosas son las más 'feas' porque es justamente al contrario. Las más leves, las blancas, las que casi ni se notan son las que más posiblemente puedan dar problemas. Ante cualquier duda llevemos al niño al odontopediatra, que es el especialista que valorará la situación.