Cuándo llevar el niño al dentista para una limpieza dental

Síntomas que indican que el niño debe realizarse una limpieza de dientes profesional

Irene IglesiasOdontóloga

Primero de todo: ¿qué es una limpieza profesional (también llamada 'profilaxis' o 'tartrectomía')? Se trata de la eliminación mecánica de los 'depósitos duros', o sea del cálculo, o sarro, adherido a la superficie de los dientes, ya sea en la corona o ya sea en la raíz.

Normalmente el sarro es cosa de adultos, pero excepcionalmente, hay niños que sí necesitan eliminar este tipo de residuos más duros en la consulta de un dentista

En qué consiste la limpieza de dientes profesional 

Niña en la consulta del dentista

Cuando la placa bacteriana no se elimina completamente con el cepillado y, en su caso, el hilo dental, se queda fuertemente adherida al diente, y por la precipitación de las sales que hay en la alimentación, transportadas por la saliva, se endurece y forma una costra sobre la superficie dental. Para eliminarlo utilizamos instrumentos manuales, llamados 'curetas', o más comúnmente, ultrasonidos. Los ultrasonidos son ondas con una frecuencia suficiente para convertir el sarro en polvillo y despegarlo del diente. Los ultrasonidos no lesionan el diente sano, no hay que tener miedo de que las limpiezas anuales produzcan daños al diente, siempre que el diente esté sano. 

Posteriormente se utiliza algún método para eliminar las tinciones, manchas o irregularidades que puedan quedar y atraer más placa bacteriana. Este pulido se suele realizar con una especie de pasta de dientes especial, que deja la superficie dental lisa y muy agradable al tacto.

Cuándo debe ir el niño al dentista para hacerse una limpieza dental

No es habitual que un niño tenga sarro, pero sí encontramos con cierta frecuencia tinciones que no somos capaces de eliminar con el cepillo. Existe un determinado tipo de bacterias que producen unas manchas de un color anaranjado, negro o verdoso, las cuales recubren el margen del diente que está cerca de la encía. No tienen que ver con la caries, el diente no está socavado ni erosionado, pero la coloración es ciertamente desagradable. Se elimina con una limpieza profesional pero al cabo del tiempo vuelven a aparecer. Realmente son manchas muy insistentes. Sin embargo, cuando el niño alcanza la pubertad normalmente ya no vuelven a salir, por lo cual se piensa que la proliferación de estas bacterias 'cromógenas' esté relacionada con algún proceso hormonal.

Sí que podemos encontrar sarro en niños de 6-7 años en adelante, en la parte de los incisivos inferiores que miran hacia la lengua. Ahí desembocan unas glándulas salivales que hacen que el cálculo se deposite justo en esos dientes. Si esto sucede con frecuencia, hay que tener en cuenta dos cosas: variar la posición del cepillo de dientes e introducirlo sujetándolo como un lapicero, y entrando como un tenedor, para acceder bien a esas superficies y revisar si el niño está respirando por la boca, sobre todo de noche, porque la respiración bucal reseca la boca y hace que la placa se quede mucho más adherida al diente.

Las revisiones semestrales son muy importantes para que el odontólogo detecte este problema, evalúe la causa y la elimine, para conservar siempre la boca en perfecto estado de revista.