Las endodoncias en los dientes de los niños

Cuándo necesitan los niños una endodoncia

Irene IglesiasOdontóloga

Las piezas definitivas se diferencian de las de leche en varias cosas. Una de ellas es la propia estructura dental. En los de leche la pulpa, es decir, el tejido formado por el nervio y los vasos sanguíneos, ocupa proporcionalmente más espacio y eso se traduce en que las caries llegan antes a afectar la pulpa que en los definitivos.

Las piezas permanentes jóvenes también tienen un espacio mayor para la pulpa, y además la punta de sus raíces tarda tiempo en cerrarse, de forma que si una caries profunda penetra en la pulpa llevando poco tiempo la pieza erupcionada, el tratamiento pulpar es diferente que en el diente adulto. 

En qué momento se debe hacer una endodoncia en los dientes de leche

Dentista con niña

En cualquier caso, la pulpa está formada por tejido vivo y por tanto con capacidad de reacción. Es una propiedad que los tratamientos pulpares aprovecharán, siempre que haya restos de tejido vivo.

1. La protección de la pulpa: Cuando en un diente o muela tanto de leche como definitiva, una caries está muy cerca de la pulpa o ha penetrado levemente pero no llega a herirla, y por supuesto no hay sintomatología, solemos poner un producto 'aislante' para que los cambios de temperatura, sobre todo, no la afecten. Si no está tocada la pulpa haremos una protección pulpar indirecta, y si hay una pequeña parte de la pulpa expuesta pero no hay sintomatología, realizaremos una protección pulpar directa.

2. La endodoncia: Si la afectación es mayor, en piezas de leche realizamos una pulpotomía ('cortar la pulpa'). Esto consiste en eliminar la parte de pulpa que está en el interior de la corona dental, pero sin tocar la de las raíces. Pero si la caries ha afectado a la pulpa radicular, hace falta eliminar todo el tejido por completo, y eso es una pulpectomía (extirpar la pulpa). En estos casos suele haber habido signos clínicos como abscesos, fístulas, que se comprueban además por radiografía. Cuando hacemos la pulpectomía tenemos que utilizar materiales que, por un lado, sellen los conductos de las raíces, y no permitan el crecimiento bacteriano en su interior, y por otra que se reabsorban a la misma velocidad que la raíz cuando ésta es 'empujada' por el diente o muela definitivos que vienen detrás.

En los dientes permanentes jóvenes, que aún no tienen el ápice (la punta de la raíz) cerrado, si se afecta la pulpa ya sea por una caries o por un traumatismo, hay que promover el cierre de ese ápice, mediante una apicoformación. En estos casos se coloca un producto en el interior del diente que se recambia periódicamente y se va comprobando que el ápice se vaya cerrando. Posteriormente se sella el conducto con un material definitivo.

La endodoncia en los dientes definitivos

En dientes adultos con el ápice cerrado el tratamiento habitual es la pulpectomía, que en general llamamos endodoncia o 'tratamiento de conductos'. Consiste, al igual que en dientes de leche, en extirpar por completo la pulpa tanto de la corona como de las raíces y el sellado definitivo de los conductos con material definitivo, habitualmente mediante un cemento insoluble y bactericida y un derivado de una resina llamado gutapercha. Tras estos tratamientos hay que realizar la reconstrucción con composite o con corona de acero o de acetato, dependiendo de la extensión y de la pieza afectada. Finalmente, todos los tratamientos pulpares deben ser revisados periódicamente mediante radiografías para confirmar el éxito del procedimiento.