Los principales problemas en los dientes de los niños

Principales problemas en la boca de los niños. Causas y consecuencias

Irene IglesiasOdontóloga

A todos los que nos preocupa la salud bucodental de los más pequeños nos solemos fijar en las cosas que más nos llaman la atención. Por lo general todo aquello que se sale de la normalidad es patológico, pero ante la duda debemos consultar al profesional.

Enumeramos aquí las principales causas de visita al dentista de los niños.

Cuáles son los principales problemas en la boca de los niños

Niña en el dentista

1. Las caries: son un problema muy frecuente ( el 18% de los niños de 3 años en España tiene caries, y este porcentaje sube hasta el 40% en niños de hasta 5 años). Si estamos acostumbrados a mirar la boca y los dientes de nuestros hijos al cepillárselos, cualquier manchita, cualquier agujerito, será detectado muy precozmente y podrá solucionares de una manera poco invasiva y más eficaz. Cualquier lesión blanca debe ser revisada por el odontólogo para descartar o confirmar de qué se trata y poner la solución si hace falta. Un agujerito negro ya es una caries de más larga evolución y peor pronóstico.

2. Dientes apiñados: muchos  padres consultan cuando ya su hijo tiene cierto apiñamiento, cuando ya es evidente que los dientes están mal colocados, y muchas veces es bastante tarde. Desde muy temprana edad se puede prever si puede llegar a haber problemas de espacio en la boca para que todos los dientes estén correctamente alineados. Si por ejemplo todos los dientes de leche están juntos, sin espacios libres entre ellos, es muy posible que los definitivos luego no quepan en la boca, ya que estos últimos son mucho más grandes que los de leche. Los dientes y muelas definitivos necesitan, para erupcionar correctamente, ocupar el sitio de los de leche más el espacio libre entre diente y diente. Necesitan espacio. Necesitan que el hueso esté correctamente desarrollado. Pero el desarrollo del hueso depende de la función del mismo. Y hay dos cosas necesarias para que el hueso se desarrolle: la alimentación y la respiración

3. La alimentación incorrecta genera problemas en el hueso: los niños no se alimentan correctamente y no respiran correctamente. El primer aparato de ortodoncia que precisan todos los niños, todos, es el pecho de su madre. Amamantar al menos un año está relacionado con menos maloclusiones. Los músculos están entrenados haciendo unos ejercicios muy frecuentes, durante muchas veces al día, y muy intensos, que tonifican la musculatura orofacial y eso permite el crecimiento armónico de huesos y articulaciones de la cara. Posteriormente, y a partir de que al niño le erupciona la primera muela de leche, el bebé ya suele estar neurológicamente preparado para comenzar a masticar. El empezar la alimentación complementaria con purés, yogures, plátanos, croquetas, albóndigas, pan de molde, galletas y otros alimentos que no requieren ser masticados hace que el hueso no se desarrolle. No lo necesita. ¿Para qué quiere muelas un niño que no las está utilizando?. Mamar mínimo un año y masticar son dos funciones irremplazables para el organismo.

4. La respiración y la mala colocaciñon de los dientes: son tremendamente prevalentes las enfermedades derivadas de una respiración bucal en los niños: otitis, amigdalitis, sinusitis, faringitis, vegetaciones, reflujo, cefaleas, apneas, ronquidos, escoliosis, y un largo etcétera son consecuencia directa de no respirar por la nariz de forma habitual, y de no cerrar los labios en reposo. Y por supuesto, los primeros perjudicados son los dientes, que se colocan donde buenamente pueden en un hueso que se ha transformado estructuralmente para la respiración. 

Cualquier alteración funcional que se diagnostique precozmente requerirá un tratamiento mucho más sencillo y eficaz y tendrá un mejor pronóstico a largo plazo. Sólo de niños sanos podremos conseguir adultos sanos.