Relación entre la saliva de los niños y las caries

¿Influye el tipo de saliva en la aparición de caries infantil?

Irene IglesiasOdontóloga

La boca tiene unas cuantas estructuras importantes (labios, dientes, lengua, carrillos), pero no podemos olvidar que sin la saliva todos los demás funcionarían mal.

Tenemos varios grupos de glándulas salivales como las parótidas, ( cuya infección ocasiona la parotiditis o paperas), que está por delante de la oreja. También están las sublinguales y las submaxilares, y luego cientos de glándulas pequeñitas distribuidas por la mucosa oral.

Qué función tiene la saliva en la boca del niño

Niño cepillándose los deintes

La saliva lubrica el bolo alimenticio, refresca (por ejemplo cuando tomamos algo muy caliente), tiene propiedades antibacterianas y ayuda al inicio de la digestión de la comida porque tiene enzimas. Una propiedad interesante es la capacidad 'tampón' que tiene, que significa que cuando el medio es muy ácido o muy alcalino, la saliva ayuda a contrarrestarlo. 

Nada más terminar de comer las bacterias que hay en la boca comienzan a trabajar, ya que se alimentan de los restos que se quedan acumulados sobre los dientes, y entre diente y diente. Tales restos son metabolizados y digeridos y como consecuencia del proceso las bacterias producen ácidos. Estos ácidos son los que desmineralizan el esmalte, y van corroyéndolo poco a poco, y eso es lo que es una caries.

La saliva juega un importante papel en evitar que esto suceda. Primero, porque un diente bañado por saliva es menos propenso a la caries. Así, los incisivos superiores, que en muchos niños quedan expuestos al aire al estar con los labios en reposo, tienen más tendencia a la caries. El aire reseca y hace que la placa bacteriana se adhiera al diente, y si el labio no se frota contra la superficie dental, y la saliva no tiene opción de realizar su función de limpieza, ese diente permanece sucio más tiempo.

Qué factores favorecen a que los niños tengan caries

Los niños que respiran por la boca o que duermen con la boca entreabierta tienen más caries que los que lo hacen por la nariz. De la misma manera, los niños que no tienen espacio entre diente y diente, que es lo normal, tienen mucha más tendencia a la caries porque la saliva no transcurre y limpia entre diente y diente.

Las enfermedades, y más comúnmente, los medicamentos que modifican la composición o la cantidad de saliva aumentan también el riesgo de caries, y es lo que sucede con broncodilatadores y corticoides usados comúnmente para el tratamiento del asma y otras enfermedades bronquiales. Por eso es importante tras su uso cepillar los dientes del niño. 

La saliva como factor protector en la boca del niño 

Como vemos, no hay 'salivas ácidas'. El ácido es el medio en el que aparece esa saliva. La saliva tiene una composición prácticamente constante en el momento de ser segregada al interior de la cavidad bucal, pero si esta boca tiene bacterias procesando comida, ese medio ya es ácido. Igual que el agua de un río es 'ácida' o no en función de las rocas que se encuentra a su paso. La saliva intentará contrarrestar dicha acidez. Tengamos en cuenta que para que una boca esté sana, la saliva es el gran factor protector que debe estar presente, y controlar todas aquellas variables que puedan modificar la cantidad de saliva. Una boca seca es una boca enferma.