Cuándo operar a un niño de vegetaciones

Qué son las vegetaciones y cómo reconocerlas en nuestro hijo

Roi Piñeiro PérezPediatra

Allí donde se unen nariz y boca, están las adenoides, más conocidas como vegetaciones, pero no pretendas verlas en el espejo pues será imposible. Lo que sí podrás ver son las anginas o amígdalas palatinas, que al igual que las adenoides, también se pueden inflamar.  Están compuestas por tejido linfático y su función exacta continúa siendo motivo de debate científico.

En teoría, se trata de órganos a través de los cuales el cuerpo "aprende" a reconocer lo extraño y a defenderse. Sin embargo, muchos de los niños a los que se les extirpan las adenoides, amígdalas o ambas, no sufren posteriormente un incremento en el número de infecciones. Te decimos en qué momento se decide operar a un niño de vegetaciones.

Síntomas de vegetaciones en los niños

Cuándo se opera a un niño de vegetaciones

Cuando las adenoides presentan un tamaño superior a lo normal, aparecen algunos síntomas. Entonces es cuando, coloquialmente, se dice que un niño "tiene vegetaciones". En Medicina, se habla de hipertrofia adenoidea. Se trata de una situación característica de los niños pequeños, entre 3 y 6 años, y su origen podrían ser los catarros de repetición, si bien esto tampoco está del todo claro.

Los síntomas propios de la hipertrofia adenoidea son los debidos a la obstrucción al paso de aire por la nariz, al estar su salida posterior obstruida. Es decir:

- Respiración con la boca abierta de forma continuada (facies adenoidea). 

- Ronquidos mientras se duerme. 

- Tono de voz característico, al tener la nariz tapada. 

- Mal aliento por las mañanas (halitosis). 

- Congestión nasal, tos y moqueo persistentes. 

- Infecciones de oídos (otitis) repetidas. 

- Breves pausas de la respiración durante el sueño (pausas de apnea). 

- Somnolencia durante el día por mal descanso nocturno.

Ante la presencia de alguno/s de estos síntomas, el especialista en otorrinolaringología valorará cada caso y realizará exploraciones y pruebas complementarias para confirmar la sospecha diagnóstica de hipertrofia adenoidea.

Cuándo se opera a un niño de vegetaciones

¿Y cuándo hay que pensar en operar? Cada caso debe ser valorado de forma individual por el especialista en otorrinolaringología. La decisión se tomará en función de la edad y de la repercusión de los síntomas. El objetivo, como siempre en Medicina y Cirugía, es que los beneficios esperados superen los riesgos de la intervención.

La cirugía es relativamente sencilla. Requiere anestesia general, pero habitualmente el niño puede volver a su casa el mismo día de la intervención y las complicaciones son poco frecuentes. Las vegetaciones no son un órgano claramente delimitado, por lo que es complejo lograr la extirpación completa. Debido a ello, a veces es necesaria una segunda cirugía al cabo de meses o años, sobre todo si se realizó la primera a edades tempranas. 

Con frecuencia, se aprovecha el momento de la extirpación de las vegetaciones (adenoidectomía) para retirar también las amígdalas (amigdalectomía), en un procedimiento llamado adenoamigdalectomía.