Deportes y actividades contra la obesidad infantil

Cómo prevenir y la obesidad de nuestros hijos con la practica de un deporte

Uno de los grandes males de nuestro tiempo es la obesidad infantil. Un problema que, lejos de estar superándose, va en aumento cada día. Insistimos en la importancia de un estilo de vida saludable en los niños para prevenir la gran cantidad de enfermedades que derivan del sobrepeso.

Para combatir la obesidad infantil tenemos dos armas fundamentales. Una es una alimentación sana y equilibrada. La otra es el deporte o el ejercicio físico. Sin embargo, la educación es fundamental para que los niños no caigan en los riesgos de una vida sedentaria que perjudica seriamente su desarrollo a todos los niveles.

Deportes contra obesidad infantil

Deportes para combatir la obesidad infantil

En nuestra particular batalla contra la obesidad infantil hay algunos deportes que pueden ayudarnos más que otros. Son perfectos los deportes que estimulan la resistencia de los niños, como la natación, la bicicleta o el tenis. Aunque tampoco conviene olvidar el desarrollo muscular a través de deportes como las artes marciales o la escalada. La elección de un deporte u otro dependerá de las preferencias del niño porque necesitamos encontrar una actividad que les llame la atención.

Puede que el niño tenga dudas sobre qué deporte desea practicar y por eso es importante que le permitamos cambiar de actividad y probar con deportes nuevos siempre que lo necesite. Una de las opciones menos conocidas pero que a los niños les encanta es el waterpolo con la ventaja de ser uno de los deportes más completos que existen.

Aunque los deportes más populares para niños son el fútbol y el patinaje, no debemos limitar a los niños a una sola actividad. Sabemos que encontrar el equilibrio entre la variedad y la sobrecarga de actividades extraescolares es casi un arte, pero nuestros niños deben conocer todas las opciones deportivas que tienen a su alcance con el fin de vivir una infancia saludable y divertida a la vez.

Actividades contra la obesidad infantil

Para combatir la obesidad infantil no hace falta basar todas las medidas en la práctica de algún deporte. Lo que cuenta es que los niños se mantengan activos durante todo el día hasta última hora de la tarde. Jugar al aire libre, salir a caminar o incluso hábitos como acostumbrar al niño a ir al colegio andando son medidas tan importantes como la práctica deportiva.

Los expertos nos cuentan que para un correcto desarrollo físico e intelectual del niño es necesario practicar 60 minutos diarios de ejercicio físico, esto es, la práctica de algún deporte y los típicos juegos infantiles. El objetivo es inculcar en el niño un estilo de vida saludable y activo, alejándole del sedentarismo que tantos estragos causa entre los más pequeños en forma de sobrepeso y también en forma de un menor desarrollo intelectual.

No hay límites para que el niño se mantenga activo y en movimiento, aunque se recomienda ir reduciendo la actividad a última hora de la tarde para evitar el insomnio. Si debe haber límites, que sean en forma de restricciones de todas esas actividades y juegos infantiles que les mantienen pegados al sofá. Pero no podemos olvidarnos de la influencia de la familia en los hábitos que adquieren los niños que, al fin y al cabo, se mueven por imitación.