El esguince de rodilla en los niños

Causas y tratamiento del esguince de rodilla en los niños

Iván Carabaño AguadoPediatra

La rodilla es una articulación potente, que soporta el peso de buena parte del cuerpo, y preparada para desempeñar una actividad física tan gratificante como pasear, tan dura como subir cuestas o tan divertida como correr. Pero a veces se puede lesionar, como ocurre en el llamado esguince de rodilla.

Cuándo se produce un esguince de rodilla en los niños

Niño con rodilla vendada

En primer lugar, comentaremos qué es un esguince. La palabra 'esguince' se define como la lesión de un ligamento. Los ligamentos son las estructuras fibrosas que unen dos huesos dentro de una articulación, para favorecer al máximo su estabilidad. No es de extrañar que, si se lesiona un ligamento, la movilidad articular se ve comprometida. 

Los esguinces se clasifican en distintos grados de gravedad, que van desde pequeña rotura (grado I) hasta la rotura total (grado III).

Si nos centramos en los esguinces de rodilla, hemos de comentar que el ligamento que se afecta con  mayor frecuencia es el ligamento lateral interno, también llamado colateral medial. En invierno son frecuentes las lesiones de este ligamento, durante la práctica del esquí, en relación con torsiones forzadas de la rodilla que no se pueden compensar como un movimiento correlativo del tobillo, al estar bloqueado. El ligamento lateral externo es mucho más duro, y es más raro que se lesione, al requerir traumatismos muy importantes.

Síntomas y tratamiento del esguince de rodilla en los niños

El paciente con esguince de rodilla suele manifestar dolor en la rodilla en relación con los movimientos de ésta, así como cojera. El dolor se alivia al flexionar ligeramente la articulación.

Su tratamiento consiste en reposo durante una semana, antiinflamatorios orales durante 2-3 días y la colocación de un vendaje elástico sobre la rodilla, el tercio distal del muslo y el tercio proximal de la pierna. De forma puntual requiere tratamiento quirúrgico.