Enfermedades infantiles de transmisión hereditaria

Qué dolencias pueden heredarse de padres a hijos

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Por desgracia, existen muchas dolencias que pueden pasarse de padres a hijos. Las enfermedades pueden depender de múltiples factores, como la alimentación, el estilo de vida o los cuidados que le demos a nuestro cuerpo, pero también existe la incertidumbre de la genética. 

Antes de alarmarnos, es recomendable que conozcamos qué enfermedades pueden ser transmitidas de padres a hijos, con el fin de saber cómo podemos mejorar ese diagnóstico en la medida de lo posible. 

Las enfermedades infantiles que son hereditarias 

Padres con bebé

Las dolencias que pueden heredarse de padres a hijos están presentes en el ADN de los progenitores, ya que son precisamente los genes que se transmiten de generación en generación los que podrían conllevar células de algún tipo de enfermedad. 

Aunque siempre se puede mejorar el estado de salud de cualquier persona con unos hábitos saludables y un buen tratamiento que frene o al menos haga más llevaderos los síntomas en cuestión, en cuestión de genes y herencia hay enfermedades que son difíciles de evitar. 

Tipos de enfermedades que pueden heredarse de padres a hijos 

- Fibrosis quística: Se trata de una enfermedad hereditaria que afecta a los pulmones -también puede aparecer en el tubo digestivo- que se transmite de forma recesiva. Es uno de los males en cuestiones de salud que se pasan de generación en generación. 

- Anemia mediterránea: Normalmente en el embarazo se encuentra este tipo de anemia, también llamada talasemia, que es un tipo de enfermedad que puede ser transmitida a los hijos, ya que están causadas por un solo gen que pasa directamente al siguiente ADN. 

- Hipertensión: Aunque no es directamente hereditaria, el hecho de que si los padres tengan hipertensión unido a hábitos poco recomendables en el estilo de vida podría ser heredado por los hijos. Se hereda la predisposición a sufrirla si no se llevan a cabo ciertas pautas para evitarla. 

- Trastornos visuales: La hipermetropía, el estrabismo o la miopía pueden ser también heredados por nuestros hijos.