Homeopatía para conseguir que el niño duerma

Remedios homeopáticos para el insomnio infantil

Buscamos tratamientos alternativos para las diferentes dolencias infantiles que no sean tan agresivos con la salud de los más pequeños. Cada vez más gente se acerca a la medicina alternativa con el fin de garantizar la salud sin riesgos de los niños. Y la homeopatía se presenta como una de esas terapias alternativas eficaces y seguras.

Sin perjuicio de acudir a la medicina convencional para que los niños tengan un seguimiento por parte del pediatra, hay algunos trastornos, dolencias o enfermedades infantiles que se pueden tratar desde la homeopatía. Si tu niño duerme mal, puedes probar con algún remedio homeopático para garantizar su descanso nocturno y el de toda la familia.

Remedios homeopáticos para que el niño duerma

Niño duerme

El insomnio o los problemas para dormir no son exclusivos de los adultos. Algunos bebés pueden pasarse meses sin dormir bien, con el consiguiente desgaste para ellos y para toda la familia. Por su parte, los niños también padecen algunos trastornos del sueño o problemas que les impiden dormir, como los terrores nocturnos, la enuresis o el sonambulismo.

La homeopatía puede ayudar a los niños a lograr ese descanso nocturno que necesitan para empezar el día llenos de energía. El Lycopodim se aconseja para esos miedos de los niños que les impiden dormir en cuanto se quedan solos en el dormitorio. El Medorrhinum está indicado para esos niños que no se agotan y llegan a la noche tan activos que les resulta imposible conciliar el sueño. Y el Calcium carbonicum es para combatir los famosos terrores nocturnos que tantos niños sufren.

Estos remedios homeopáticos son solo algunos de los que los especialistas recomiendan para favorecer el sueño infantil. Pero en todo caso, hay que acudir a la consulta de un homeópata profesional para que estudie el caso de cada niño en particular, así será más fácil encontrar el tratamiento más adecuado para cada caso.

El secreto para que los niños duerman

Por más que los remedios homeopáticos no tengan efectos secundarios y no presenten riesgos para la salud de nuestros niños, antes de acudir a ningún tipo de medicina, ni convencional ni alternativa, habría que revisar los motivos por losque nuestros niños no pueden dormir. Porque tal vez su problema de insomnio se debe simplemente a una falta de higiene del sueño.

A dormir también se aprende y, por lo tanto, también debemos enseñar a dormir a nuestros hijos. La higiene del sueño son una serie de rutinas que nuestros niños deberían observar desde bien pequeños, como bajar el ritmo de actividad según se va acercando la noche y realizar actividades relajantes que induzcan al sueño. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora también es indispensable para regular su ciclo de sueño. Sin olvidarnos de la necesidad de los niños de disfrutar de un entorno familiar relajado.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com