La diabetes Mellitus. Qué es y cómo afecta a los niños

Enfermedades que afectan al páncreas en la infancia

Malena HawkinsPediatra

 La Diabetes Mellitus tipo 1 es una enfermedad crónica, que en muchos casos aparece en niños o en adultos jóvenes. Es una patología de carácter autoinmune, es decir el organismo produce anticuerpos contra el páncreas, como si creyera que es algo extraño a él, lo ataca y lo destruye.

A diferencia de la Diabetes Mellitus tipo 2, ésta última suele ocurrir en personas más mayores y generalmente con sobrepeso u obesidad. 

Causas de diabetes Mellitus en los niños

Enfermera con niño en hospital

Esta producción de anticuerpos no se conoce muy bien por qué se desencadena. Parece que está muy relacionado con algún tipo de infección, probablemente vírica, y a partir de ahí, y junto con una predisposición genética del individuo, el páncreas comienza a destruirse. 

En las primeras fases de esa destrucción el azúcar en la sangre puede ser normal, pero según la destrucción pancreática va avanzando, la reserva de insulina disminuye y en determinadas situaciones, por ejemplo ante un estrés, o después de algunas medicaciones, la glucemia (el azúcar en la sangre) puede estar alto. 

Posteriormente, cuando apenas hay insulina, los síntomas de diabetes son muy claros: el niño tiene poliuria (orina mucho), polidipsia (bebe mucho), polifagia (tiene hambre y come mucho), y tiene pérdida de peso y cansancio (astenia). Es lo que se llama el 'debut diabético'. En esta fase si no se pone tratamiento (insulina, sueroterapia), la deshidratación y la acidosis metabólica pueden ser muy graves y en ocasiones requiere el ingreso en una unidad de Cuidados Intensivos, donde constantemente habrá que realizar análisis al paciente y cambiar la sueroterapia y la medicación muy rápidamente para mejorar el control metabólico. 

Una vez superada esta fase crítica del 'debut diabético' el niño suele quedarse ingresado en el hospital unos cuantos días, alrededor de una semana. Durante este tiempo las enfermeras, educadoras de diabetes y los pediatras endocrinólogos enseñarán poco a poco las técnicas que el niño y los padres tendrán que realizar después en su domicilio: realización de glucemias capilares, inyecciones de insulina, ajuste de raciones y de insulina según el ejercicio que haga, qué hacer ante una hipoglucemia (bajada de azúcar), qué hacer ante una hipoglucemia (subida de azúcar), qué hacer ante una situación de vómitos o de otra enfermedad intercurrente.

Tratamiento de la diabetes mellitus en los niños

El tratamiento, ya de por vida, de forma crónica, es la insulina que se inyecta de forma subcutánea, pero debe apoyarse también en el ejercicio y en una ingesta adecuada de hidratos de carbono.

El niño diabético tiene que evitar la ingesta de azúcares refinados (bollería, chocolate, chucherías…) pero puede comer todo lo demás, y debe llevar una dieta lo más sana posible. 

La diabetes infantil es una enfermedad muy dura para el niño y para sus familiares, pero con un buen manejo de la insulina y de la dieta, el paciente puede ser feliz y vivir 'con la diabetes pero no para la diabetes'.