Qué es el Síndrome de Tourette en niños

Qué es el Síndrome de Tourette y cómo afecta a los niños

Algunas enfermedades infantiles acompañan a los niños durante el resto de su vida con mayores o menores consecuencias. Es el caso del Síndrome de Tourette, un trastorno neurológico caracterizado por tics motores y verbales que puede complicar las relaciones sociales de cualquier niño.

Nos adentramos en este trastorno que a menudo se confunde con el Trastorno Obsesivo Compulsivo o con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Qué es el Síndrome de Tourette y cómo afecta a los niños.

Qué es el Síndrome de Tourette en los niños

Niño con síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que debe su nombre al neurólogo francés Gilles de la Tourette, el primero que describió esta enfermedad en 1885. Se detecta en los niños hacia los 7 años de edad, aunque su diagnóstico es difícil porque puede ir asociado con un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) o también con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). 

El trastorno se manifiesta a través de tics motores y verbales demasiado evidentes como para que pasen desapercibidos por el resto de los niños. Esto les puede ocasionar problemas de adaptación social, baja autoestima y retraso en el aprendizaje, aunque sus cociente intelectual no sea más bajo, sino que a menudo poseen una inteligencia más alta de la habitual.

El Síndrome de Tourette puede ocasionar también problemas de comportamiento por la incomprensión que genera este trastorno tanto en niños como en adultos. Hay que tener en cuenta la especial protección emocional que necesitan los niños que sufren alguna enfermedad rara para garantizarles una mejor calidad de vida también en el ámbito de las relaciones.

Síntomas y tratamiento del Síndrome de Tourette en niños

Los síntomas de Síndrome de Tourette son tics que pueden ser motores y también verbales. Hay distintos grados en los tics y en ocasiones no afectan demasiado a la vida diaria de los niños, pero en otros casos deben recibir un tratamiento médico.

-Tics motores. Entre los tics motores se encuentran el pestañeo continuo, movimiento de cabeza repetitivo o sacudidas de brazos sin motivo. Los niños con este trastorno más grave también pueden saltar, retorcer el cuerpo o tocar a otras personas.

- Tics verbales. Los tics verbales del Síndrome de Tourette pueden ir desde chillidos hasta repetición de sílabas, pasando por imitar sonidos que oyen o que han guardado en la memoria, como los de los animales, por ejemplo.

Todos estos síntomas o tics del Síndrome de Tourette se agravan en momentos en los que el niño tiene estrés, se siente presionado u observado, por lo que se recomienda actuar con naturalidad frente a sus tics. En cualquier caso, siempre es recomendable un tratamiento psicológico para paliar las consecuencias de este trastorno y en los casos más graves se necesitará un tratamiento médico que reduzca los movimientos repetitivos.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com