Reuma en los niños. Reumatismo infantil

Qué es y qué síntomas y tratamiento existe para el reuma infantil

El reuma es una enfermedad que también afecta a los niños, pero que es muy difícil de detectar ya que los niños suelen hacer una vida normal sin ni siquiera percatarse de los síntomas de esta enfermedad.

Sin duda un desconocimiento que en la mayoría de los casos no permite atajar de forma adecuada la enfermedad y que puede, a la larga, ser un problema mayor de no atajarse a tiempo.

En qué consiste el reuma infantil

Reuma en los niños

El reuma o la artritis se produce por una inflamación en una articulación, que puede derivar en dolor e incluso perdida de movimiento. En el casi de los niños se conoce con el nombre de Artritis Ideopática Juvenil o Artritis Reumatoide Juvenil. Pese a que los niños no suelen darse cuenta de las molestias producidas, se puede observar una hinchazón en la articulación.

Según el número de articulaciones afectadas se pueden distinguir 3 tipos de artritis infantiles o juveniles

La Pauciarticular, que es cuando hay afectadas menos de 4 articulaciones. Es la más común de las artritis en los niños y suele darse en las articulaciones mayores como las rodillas o los codos.

La Poliarticular, que es cuando existen más de 5 articulaciones afectadas, que pueden ser tanto articulaciones grandes como las rodillas, como pequeñas en el las manos o los pies. Además suele ser una artritis simétrica que afecta a la misma articulación en ambos lados del cuerpo.

La Sistémica, que además de las articulaciones puede afectar al corazón, hígado, bazo y nódulos linfáticos y producir etapas de fiebre.

Cómo combatir el reuma infantil

La artritis juvenil es un desafío no solo para los niños sino también para sus padres que deberán hacer todo lo que esté en su mano para ayudar al niño a sentirse bien tanto física como emocionalmente. Por eso, siguiendo unas pautas, se conseguirá paliar los efectos de la enfermedad. Lo primero es tratar al niño con la mayor normalidad posible quitando hierro al asunto, también es recomendable animar al pequeño para que realice ejercicios físicos como terapia. Además es conveniente tratar el tema con el profesor para que el trabajo también se lleve a cabo en la escuela.

También será necesaria la utilización de medicamentos adecuados para la enfermedad. A pesar de todo, hay situaciones de brotes frecuentes y lesiones en los huesos que son importantes y no se van a normalizar. La acción de tratar las enfermedades reumáticas depende de la enfermedad y también depende del niño. En estas enfermedades crónicas, el objetivo de todos los tratamientos es conseguir que el paciente haga una vida normal, que vaya al colegio y que falte lo menos posible. 

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com