Terapias con delfines en niños con alguna discapacidad

La delfinoterapia como tratamiento de algunas enfermedades infantiles

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

La terapia con delfines está indicada en el tratamiento de muchos trastornos infantiles, como el Autismo, el Síndrome de Down o incluso en niños con parálisis cerebral. Sus beneficios son innumerables. Entre otros, la reducción del estrés, la tensión y el miedo de los niños o la mejora del sistema nervioso gracias a las ondas ultrasónicas que emiten estos animales.

La delfinoterapia en niños consiste en entrenar a uno o varios delfines y utilizarlos como herramienta de ayuda en programas terapéuticos junto con los cuidadores de los delfines y dirigidos siempre por especialistas de la salud o de la educación.

La delfinoterapia o terapia con delfines en los niños

niño con delfines

El trabajo terapéutico con delfines puede realizarse con muchas edades siendo lo más habitual desde los 2 a los 50 años. Hay que tener en cuenta que este tipo de terapias no tiene nada que ver con los baños con delfines como paquete comercial turístico que ofertan multitud de empresas en nuestro país y alrededor del mundo, este tipo de trabajo con estos divertidos e inteligentes animales va mucho más allá.

Por lo general con las terapias con delfines es una terapia acuática que se puede trabajar con niños y niñas con discapacidad puesto que es un ambiente que les estimula, les motiva y suelen coger afinidad con los delfines muy rápidamente como pasa en otro tipo de terapias con animales como la caninoterapia (terapias con perros) o la equinoterapia (terapias con caballos).

Este tipo de terapias suele ir dirigidas a niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD), Parálisis Cerebral (PC), Síndrome de Down y también en niños y niñas con Autismo. Con las terapias con delfines se entiende que se pueden conseguir multitud de beneficios como favorecer la comunicación y el lenguaje verbal, mejorar la atención, favorecer la interacción social, corregir problemas de conducta, mejor autocontrol, mejora el tono muscular, estimular la capacidad cognitiva y un largo etc. Aunque se debe saber que dependerá de cada niño y sus características individuales los objetivos a conseguir en cada niño, puesto que no se pueden generalizar en una terapia ya que cada persona necesitará cosas diferentes. 

Las terapias suelen ser baños de entre 15 y 30 minutos y los niños siempre tendrán que ir acompañados de los especialistas. Está demostrado que los delfines tienen una gran sensibilidad adecuada para los niños y niñas con discapacidad y sus ondas ultrasónicas ayuda  a los niños a tener una mejor conexión entre las neuronas y además incentivan el buen funcionamiento de los hemisferios cerebrales. Además y por si fuera poco ayudan a conseguir buenos resultados físicos, emocionales y cognitivos.

Los detractores de la delfinoterapia en niños

Aunque esta práctica que parece divertida y muy adecuada para los niños y niñas con discapacidad, no está exenta de controversia por los defensores de los animales puesto que opinan que es colocar a los delfines a riesgos innecesarios aunque existan precauciones. Defienden que los animales pueden ser heridos por las joyas o las uñas de los participantes así como podrían recibir golpes por aquellos pacientes que tengan problemas de autocontrol, algo que el animal no merece. Además los defensores de los derechos de los delfines defienden otras injusticias como por ejemplo que son capturados de su medio natural de vida, muchos son heridos y algunos mueren en el proceso.