Virus del Papiloma Humano en niños

Síntomas y tratamiento del Virus del Papiloma Humano durante la infancia

El virus del papiloma humano (VPH) comprende un grupo de virus que provocan las infecciones por transmisión sexual más frecuentes del mundo. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, 14 millones de personas en ese país se infectan al año por esta enfermedad. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen más de 100 tipos diferentes de VPH, de los cuales 13 tienen alto riesgo de provocar cáncer cervical, de ano, vulva, vagina o pene. En el caso de los tipos 16 y 18, son el origen del 70% de los cánceres carvicouterinos.

Virus del papiloma humano en la infancia

Virus del papiloma humano en niños

La aparición de estos virus en menores se asocia con frecuencia a casos de abuso sexual, y si bien es un motivo de preocupación, se debe tener en cuenta que el contagio del VPH se hace de piel a piel. La Academia Americana de Pediatría advierte que el riesgo de contagio de estos virus en menores debido al abuso sexual es bajo, por lo que debe considerarse como un dato de sospecha y consultar con los especialistas.

Según los expertos del Instituto Nacional de Pediatría de México (INP), estos virus pueden pasar de la madre al niño durante el parto o incluso en el útero por una transmisión perinatal. También puede producirse el contagio si un adulto con verrugas del VPH en las manos toca en el área genital al menor, por ejemplo en el cambio del pañal o al bañarlo, o simplemente por una mala higiene del adulto infectado.

Síntomas y tratamiento del VPH en niños

Los virus del papiloma humano infectan tanto la piel como las mucosas, dependiendo del tipo. Aunque muchos son asintomáticos, otros pueden provocar la aparición de verrugas cutáneas o condilomas, infecciones en los genitales. 

Según el INP, en lactantes y preescolares, lo más habitual es que aparezcan condilomas verrugosos en la zona del ano, vulva, pene y escroto. Los casos de papiloma oral y laríngeo se transmiten mayoritariamente durante el parto.

Respecto al tratamiento, las lesiones verrugosas no tienen fármacos específicos, aunque a menudo se tratan con cremas tópicas antivirales. En el caso de producirse daños precancerosos, es recomendable la cirugía extractiva. En los últimos años, algunos países han aprobado vacunas anti-VPH en niñas y jóvenes, que según la OMS evitaron en los ensayos el 100% de las lesiones precancerosas cervicales. 

. Colaboradora de GuiaInfantil.com