Vulvovaginitis en niñas y preadolescentes

Causas, síntomas y tratamientos para la vulvovaginitis infantil

La vulvovaginitis es el principal motivo de consulta pediátrica en niñas y adolescentes. Es una inflamación del tracto genital femenino que se desarrolla con diferentes síntomas como secreción, picazón, dificultad para orinar, fiebre, enrojecimiento e hinchazón. Las niñas entre los 9 y 11 años son las más propensas a sufrirlo, por sus condiciones anatómicas y fisiológicas, por sus hábitos de higiene y su contacto con el suelo a la hora de jugar.

Causas de la vulvovaginitis en niñas

Ninapreadolescente

Anatomía: en la preadolescencia se presentan paredes vaginales más delgadas, labios menos desarrollados y ausencia del vello lo que facilita la llegada de bacterias.

Higiene: tras usar el baño, la niña puede estarse limpiando la piel desde el recto hacia la vagina lo que provoca el arrastre del excremento a la vulva lo que la contamina. Además, en esta maniobra, pueden desprenderse trozos de papel higiénico y alojarse adentro de la vagina de la niña, lo que se considera un cuerpo extraño que también produce estos cuadros clínicos.

Juegos en el piso: al jugar en el suelo puede que tu niña tenga la mala costumbre de hacerlo con las piernas hacia atrás, los labios mayores y menores se separan quedando muy expuesta la vagina de la niña, sólo protegida por su ropa interior.

Humedad: aguantarse las ganas de orinar permite que algunas gotas mojen sus panties, de esta manera pueden proliferar bacterias produciendo la secreción.

Productos irritantes: Los productos de higiene para la zona íntima pueden contener perfumes que irritan, ser de mala calidad y  no se debe usar  talcos para secar esa zona. Los productos para lavar la ropa también pueden provocar la irritación.

Ropa íntima inadecuada: Las prendas de nylon y sintéticas guardan más tiempo la humedad, por esta razón es recomendable que las niñas usen siempre prendas en algodón.

Fricción: pantalones muy ajustados provocan roce. Al bañarse frotarse o estregarse se pueden causar irritaciones en su piel. La masturbación también es una de las causas, así como el abuso sexual.

Estreñimiento crónico y obesidad: también están entre las causas de esta infección. Las niñas que presenten este cuadro deben ser revisadas por un pediatra quien define la conducta o manejo de la situación.

Prevención de la vulvovaginitis en niñas

En cuanto a higiene, la niña debe aprender cómo lavar su parte íntima sin frotarla, con un jabón natural no irritante, evitar que otros productos del baño caigan en su zona íntima y no realizar baños de espuma. Debe disminuir el tiempo al bañarse. La ducha debe darse con agua corriente, sin agregar baños o infusiones. En el sanitario, al orinar, debe hacerlo con las piernas abiertas y debe vaciar su vejiga por completo para evitar el goteo, la niña debe aprender a limpiarse siempre de adelante hacia atrás.

Las prendas íntimas deben ser 100 por ciento algodón y blancas. Cuando tenga contacto con arena o tierra debe lavarse de inmediato. Si va a piscina o el mar debe quitarse el vestido de baño mojado y cambiarlo por ropa seca. El papel higiénico de la casa debe ser de excelente calidad o limpiarse primero con pañitos húmedos y terminar con papel con unos ligeros golpes para dejar la zona seca. El detergente con el que se lava la ropa de los niños debe ser suave.