Escorpiones que pueden afectar a los niños en España

Cómo afectan las picaduras de los escorpiones a los niños

Roi Piñeiro PérezPediatra

Los escorpiones pertenecen a la familia de los arácnidos. Lo cierto es que tienen muy mala fama. Siempre se piensa que su picadura es muy peligrosa. Sin embargo, todo depende del tipo de escorpión del que se trate, ya que existen más de 1400 especies diferentes en todo el mundo. 

La mayoría de picaduras de escorpión son dolorosas pero inofensivas. Aunque sí existen dos especies de escorpión más peligroso para los niños en España.

Escorpiones peligrosos para los niños en España

Los escorpiones más peligrosos para los niños

En España, solo existen dos escorpiones con peligro potencial para el ser humano: el escorpión amarillo o alacrán y el escorpión negro. En cualquier caso, el riesgo de casos graves es mucho menor que en el caso de las arañas. En general, se tratan como otras picaduras.

Los escorpiones pican e inoculan su veneno a través del aguijón situado al final de su cola. Para evitar la absorción del veneno, se recomienda elevación del miembro afecto y frío local. Como analgésico, puede ser útil la administración de anestésico local y, al igual que con las arañas, se deber valorar la administración de la vacuna antitetánica. Las características específicas de las dos especies más peligrosas en nuestro país son:

1. Buthus ocitanus (escorpión amarillo, conocido habitualmente como alacrán). Presente en toda la península. Su picadura se caracteriza por un pequeño grano de color rojizo centrado por un punto de color negro, y un dolor intenso que se irradia por toda la extremidad. Las manifestaciones sistémicas graves, debidas a su veneno neurotóxico, son prácticamente inexistentes en nuestro medio. En caso de aparecer, se recomienda observación hospitalaria.

Escorpiones peligrosos para los niños

2. Euscorpius flavicaudis (escorpión negro). Presente también en toda la península. La zona de la picadura suele presentar pequeñas vesículas de coloración oscura en el centro. La sintomatología general es muy rara. Si aparece, cursa con cefalea, vómitos, fiebre o dificultad respiratoria y, en tal caso, se recomienda también observación hospitalaria.