Cómo deben sentarse los niños para mantener una espalda sana

Higiene postural para sentarse correctamente en el colegio y en casa

Seguramente has observado alguna vez a tu hijo derrumbado en el sofá en una postura de contorsionista que ni siquiera tu gato puede imitar. Una cosa es que te admires de la flexibilidad que puede tener el cuerpo de tu niño y otra que no hagas nada para que se siente correctamente. No estamos hablando de una cuestión de normas sociales, sino de salud.

Las malas posturas al sentarse pueden producir a la larga lesiones en la espalda de distinta gravedad. Y siempre es mejor inculcar una buena higiene postural cuando son niños que sufrir dolores de espalda, contracturas y otras lesiones más importantes cuando ya es adulto. Si enseñas a tu hijo a sentarse correctamente le estarás garantizando en el futuro una espalda sana.

Las malas posturas de los niños al sentarse

niña sentada con ordenador

Nunca es tarde para educarnos en la higiene postural, pero siempre es mejor acostumbrar al niño a sentarse correctamente que esperar a que aparezca una lesión de espalda para actuar. Y lo cierto es que los niños tienden a adoptar malas posturas al sentarse, tanto en el sofá, como en el suelo y en la silla.

Una mala postura, pero muy frecuente, es sentarse con medio trasero fuera de la silla. Esta es generalmente la postura que adoptan los niños cuando hacen los deberes o cuando se sientan a comer pero están deseando salir corriendo. Derrumbarse en el sofá con la espalda hacia un lado tampoco es la manera más saludable de ver la televisión, ni para la espalda ni para la vista.

Cuando los niños se sientan en el suelo también suelen adoptar malas posturas. Tan frecuente como nefasto para las caderas es sentarse con las piernas dobladas hacia atrás en forma de W. Tampoco sentarse sobre los talones es la mejor forma de favorecer el desarrollo postural. Si tu niño quiere sentarse en el suelo, lo más saludable es que lo haga al estilo indio.

Cómo deben sentarse los niños para mantener una espalda sana

La postura más saludable para mantener una espalda sana es sentarse con la espalda recta, apoyada en el respaldo de un silla y formando un ángulo de 90 °. Las piernas deben llegar al suelo y los codos deben estar apoyados. Esta es la postura correcta para que los niños se sienten. La realidad es que pocas veces se consigue esta postura y los únicos responsables no son los niños.

¿Cuántas habitaciones infantiles o juveniles están preparadas para que el niño se siente correctamente a la hora de hacer los deberes o estudiar? Generalmente las mesas de estudio son demasiado pequeñas y los niños tienen que hacer malabares para que les quepa el libro y el cuaderno a la vez. Así terminan adoptando una postura con la espalda girada que les permita escribir. Y por algún motivo desconocido, a la silla de trabajo de los más pequeños no se le presta tanta atención como a la de los padres.

También es muy frecuente dejar que los niños hagan los deberes en la mesa del comedor. Con la mesa y las sillas demasiado altas, las piernas de los niños quedan colgando y la espalda acaba adoptando una postura forzada. Por lo tanto, a los niños hay que inculcarles la necesidad de mantener una adecuada higiene postural, pero también hay que proporcionarles el ambiente adecuado para que lo hagan.

Laura Vélez. Colaboradora de Guiainfantil.com