Decálogo para curar las heridas de los niños

Consejos para atender y cuidar las heridas de los niños

Soplar la herida o colocar el antiséptico antes de lavar la herida o limpiarla bien, no ponerse unos guantes, intentan retirar un cuerpo extraño del interior de la herida, no acudir al hospital a tiempo para realizar los puntos de sutura o taparla con un apósito o una tirita y dejarla sin vigilancia diaria son algunas de las malas prácticas que se cometen a la hora de tratar la curación de una herida en los niños.

 10 ideas para curar las heridas a los niños

Decálogo para curar heridas en los niños

1. Higiene 

- Lávate las manos y ponte guantes desechables antes de proceder a curar una herida. Así evitarás el contacto con la sangre tanto para evitar la infección de la lesión como para tu protección. 

- Limpia la herida con agua corriente y fresca a chorro. Deja que el agua corra encima de la herida para que arrastre los cuerpos extraños (tierra o restos de tejidos) hasta que no quede suciedad. 

- Vuelve a lavarte las manos después de haber prestado el primer auxilio.

2. Medidas de prevención

- Seca la piel de alrededor sin tocar la herida. Si un cuerpo extraño está clavado en la herida, intenta sujetarlo para evitar su movimiento. 

- Nunca se debe intentar extraer un cuerpo extraño clavado sobre la herida. 

3. Detención de la hemorragia

- Cubre la herida con un apósito estéril o un pañuelo limpio y seco. 

- Detén la hemorragia presionando directamente sobre la herida, si no se ha detenido espontáneamente. 

- Evita quitar la primera gasa mojada de sangre al detener la hemorragia, pues posible que la piel se haya secado y al retirarlo se quede pegada. 

4. Aplicación de un antiséptico

- Los antisépticos en líquido transparente permite ver el estado de la herida, su evolución y su coloración a lo largo de todo el proceso de cicatrización.

- Al colocar el antiséptico, evita que el gotero entre en contacto directo con la herida.

5. Cubrir y tapar la herida

- Coloca un apósito o tirita encima de la herida para que no se contamine hasta que se forme la costra que protegerá la piel hasta que se formen los tejidos interiores que irán reparando la piel de la herida.

6. Acudir al médico

- Visita al médico para que valore el estado de la herida y valore si el niño o el bebé está vacunado contra el tétanos. 

7. Vigilar rregularmente la herida cada día para valorar si existe infección

- Conviene realizar una cura diaria, aplicando de nuevo antiséptico y cambiando el apósito de la herida. Estas curas sirven para observar la evolución de la herida y detectar una posible infección.

- Una herida está infectada cuando existe Inflamación y edema en los bordes, enrojecimiento del contorno de la herida o sensación de calor local, dolor y sensación de pinchazos en la herida. La infección está avanzada cuando el exudado de la herida sea de color amarillo-verdoso (pus) y además, el niño presente fiebre y malestar general.

8. Evitar retrasar la asistencia médica

- El plazo para que se puedan aplicar puntos de sutura en una herida es de un máximo de 4 a 6 horas desde que se produce.

9. Medidas populares que debes evitar

- Soplar la herida. Existe peligro de contaminación debido a los gérmenes de la boca.

- Usar algodón porque sus hebras pueden introducirse en el interior de la herida, adherirse o pegarse la piel.

 - Frotar la herida para quitar la suciedad.

- Poner vendajes apretados para evitar que sangre. 

- Cauterizar (quemar) la herida. 

10. Gravedad de la herida

Una herida es grave y necesita asistencia médica inmediata cuando:

- La herida es profunda o se ha realizado con un objeto punzante. 

- La herida o heridas penetran en cavidades. 

- Tiene introducido un cuerpo extraño. 

- Los bordes no se juntan, son rugosos, y miden más de 2 o 3 centímetros.

- La herida tiene un tamaño superior al de la palma de la mano. 

- La herida deja ver tejido subcutáneo, músculo o hueso

- La herida afecta a articulaciones, manos, pies, ojos y genitales. 

- No se puede limpiar de manera adecuada. 

- Se ha producido por la mordedura de personas o animales.

Marisol Nuevo.