Cómo deben lavarse los dientes los niños

Hábitos de higiene básicos en la infancia

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Los dientes suelen salir a partir de los 6 meses, aunque hay bebés más precoces y también más tardíos (los dientes de leche siguen un ritmo diferente en cada niño). A los 3 años tu hijo tendrá prácticamente toda la dentadura. ¿Es el momento de actuar o es demasiado tarde?, ¿cuándo debemos lavarle los dientes a nuestro hijo? y, ¿en qué momento deben empezar a cepillarselos por sí mismos?

Cuándo empezar a lavar los dientes del bebé

Niña limpia dientes

Los dientes se forman en las encías mucho antes de que los veamos. De ahí que los bebés estén bastante tiempo quejándose antes de ver el pico de su primer diente de leche. Muchos dentistas recomiendan lavar los dientes del bebé antes de que aparezcan. Bastará con que  frotes sus encías con una gasa limpia y húmeda dos veces al día. No te llevará mucho tiempo, y con este gesto, ayudarás a retirar los restos de leche o papilla, y sobre todo, el azucar que queda en las encías del bebé. Puedes hacerlo desde los cuatro meses, o en cuanto introduzcas alimentos con alto contenído de azucar en el menú de tu hijo, como la papilla de frutas o la de cereales

Cuándo se debe utilizar el cepillo de dientes en los niños

En cuanto el bebé ya tenga varios dientes de leche, puedes comenzar a utilizar un cepillo de dientes de cabeza pequeña y cerdas muy suaves. Una vez por la mañana y otra por la noche, antes de acostarle. Aún no utilices pasta de dientes. Sólo agua.  Esta rutina a la larga se convertirá en un hábito saludable para tu hijo y lo verá como algo natural cuando crezca.

Cuándo y cómo enseñar a los niños a cepillarse los dientes

A partir de los dos años de edad, puedes empezar a introducir la pasta de dientes en el cepillado diario de tu hijo. Sólo necesitas una pequeña cantidad, del tamaño de un grano de arroz.  Aprovecha y empieza a decirle cómo cepillarse los dientes. Aún es pequeño, pero poco a poco irá cogiendo práctica. Con tres años el niño ganará mucha autonomía y será capaz de cepillarse los dientes por sí mismo. No te preocupes si al principio no lo hace bien. Puedes estar con él para indicarle cómo hacerlo. Así evitarás que adquieran los errores de muchos adultos: arrastrar de forma horizontal el cepillo por la dentadura (con ello sólo se consigue desplazar la suciedad por los dientes y originar problemas en las encías).

Para asegurarte de que tus hijos se limpian bien los dientes, observa si mueve la mano de arriba hacia abajo en los dientes superiores y de abajo hacia arriba en los inferiores. Enséñale a enjuagarse bien (al principio muchos niños se tragan el agua. Poco a poco conseguirán escupirla). 

Usa pasta de dientes sin flúor, al menos hasta los 6 años. Los dentistas lo desaconsejan en los primeros años porque el niño tiende a tragar parte de la pasta con la que se limpia los dientes, y la ingesta de flúor en grandes cantidades puede ser peligrosa para la salud y decolorar los dientes (la llamada fluorosis).