Trucos para ahorrar tiempo en la limpieza del hogar

Cómo conseguir hacer las tareas de casa ahorrando tiempo

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

La limpieza de la casa es algo fundamental para el correcto funcionamiento del hogar. Que todo esté recogido y en su sitio, además de que cada cosa esté limpia contribuye a la armonía de la familia, en la que los niños también deben colaborar

Sin embargo, muchas veces se pierde demasiado el tiempo en las tareas caseras y pasan las horas mientras se recoge, se limpia y se devuelve a su lugar todo lo que se ha ensuciado y descolocado a lo largo de los días. Conseguir ahorrar tiempo en las tareas del hogar es posible. 

Trucos para tardar menos en las tareas domésticas

Trucos para ahorrar en las tareas del hogar

1. Organización por zonas: Hacer todo a la vez no hará que las tareas disminuyan o que se tarde menos tiempo, a no ser que unamos las actividades que hay que hacer. Establecer las tareas domésticas por habitaciones o zonas del hogar hará que nos centremos en cada una de las cosas que hay que llevar a cabo y no perdamos el tiempo en ir de un lado para otro si eso nos descentra. Podemos establecer un orden que aglutine baños y cocina, y después ir pasando al salón, el comedor o las habitaciones. 

2. Organización por actividad: Si establecer las zonas no hace que tardemos menos tiempo, podemos organizarnos por cada una de las cosas que hay que hacer: fregar, limpiar el polvo, fregar el suelo, pasar la aspiradora. Podemos hacer cada una de estas actividades en cada habitación o zona de la casa y luego seguir con la siguiente para al final terminar al mismo tiempo todos los rincones de nuestro hogar. 

3. Trucos de limpieza: Si queremos limpiar la encimera de la cocina y la vitrocerámica al mismo tiempo que el horno, lo fundamental es conocer pequeños trucos que ahorran tiempo, como dejar en remojo en bicarbonato y vinagre la bandeja que hayamos usado, para que la suciedad se reblandezca antes y no pasemos demasiado tiempo fregando después. Lo mismo sucede con la limpieza de espejos, pueden limpiarse mucho más rápido con la ayuda del agua con un chorrito de vinagre blanco y quedan relucientes. 

4. Organización simultánea: Esperar a que termine la lavadora o el lavavajillas para hacer otra actividad solamente ralentiza el tiempo que empleamos en hacer las tareas del hogar. Si necesitamos que toda la casa esté reluciente en un tiempo determinado, es conveniente poner a funcionar todos los electrodomésticos que tengamos que usar, tanto los que limpian la ropa como los platos y vasos, para poder dedicar el tiempo a otras labores, como el mantenimiento de los muebles, las ventanas o los baños. 

5. Orden previo: El truco para no pegarse una paliza a la hora de limpiar es que haya que recoger lo menos posible. Si solamente tenemos un día a la semana para tener la casa reluciente, lo mejor es que haya cuantos menos trastos mejor. Es decir, recoger lo que se usa y hacer un mantenimiento más o menos diario hará que el día que haya que limpiar de forma profunda se tarde mucho menos y no se gaste tanto tiempo. 

6. Ventilación: Aunque no ahorra tiempo en el momento de la limpieza general de la casa, la ventilación sí puede ayudarnos a que la limpieza sea menos profunda, o que no se ensucie tanto la casa y por tanto no haya que volver a limpiar mucho más. Si abrimos las ventanas durante unos minutos cada día, los ácaros desaparecerán, tampoco se ensuciará tanto el inodoro ni el lavabo, y la cocina. Esto nos ahorrará tiempo a la hora de limpiar después. 

7. Motivación: Hacer las tareas del hogar no es plato de gusto para nadie, pero si se hace de un modo animado y con buen humor se tardará menos. Estímulos como la radio, música que nos guste o la televisión de fondo puede ayudar a que todo se haga de una manera más rápida.