El dolor de oídos en los niños

Las causas más frecuentes de infecciones en el oído del niño

El dolor de oído es una enfermedad más común de lo que se pueda pensar entre los niños, y que suele ser producido por infecciones que afectan al oído medio, lo que se conoce también como otitis media.

Generalmente suele quedarse en un dolor de unos días, pero sino se toman las medidas necesarias, la membrana del tímpano puede resultar dañada de forma permanente, con la consecuente pérdida de audición en el niño.

¿Por qué le duelen los oídos a los niños?

El dolor de oidos en los niños

La pérdida de apetito, la tendencia a dormir sentado, la perdida de audición o la secreción de líquido por el oído son los síntomas más comunes del dolor de oídos, pero ¿Por qué se producen?

Las causas del dolor de oídos en los más pequeños de la casa pueden ser muy variadas, pero normalmente su inicio está causado por una infección en las vías respiratorias, como la gripe, pero existen otras razones.

- Estar expuesto a un ruido desproporcionado durante mucho tiempo puede provocar en el niño el dolor de oídos, debido a los ‘martillazos’ que recibe el tímpano con los sonidos exageradamente altos.

- La obstrucción del canal auditivo también ser la causante del dolor de oídos en los niños, bien sea por cera acumulada o por un cuerpo extraño que tapone las vías auditivas.

- Estar en contacto con otras personas que padezcan infección de oído puede causar el contagio por parte del niño.

- La sangre también puede transportar virus hasta el oído del niño, por lo que enfermedades como la gripe o la escarlatina también pueden provocar dolor de oídos.

- El dolor de oídos puede ser consecuencia de que agua de la piscina o de la bañera entren en el oído del niño, pues el agua puede contener trazas de algún virus y estancarse en el oído del niño provocándole dolor.

- El dolor de oídos también puede ser provocado por un golpe fuerte que perfore el tímpano parcialmente, pero se trata de un caso bastante excepcional.

- El frío extremo, por ejemplo el que produce producirse al practicar esquí o patinaje sobre hielo, puede provocar la congelación de la oreja y conllevar un fuerte dolor de oídos.

- Los cambios de presión atmosférica, ya sea por subir a una montaña o viajar en avión también puede ser la causante del dolor de oídos en los niños.

- Las enfermedades de dientes y las infecciones en el pabellón auditivo o oreja también pueden acabar acarreando que el dolor se refleje en el oído.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com