Los riesgos de los tatuajes de henna para niños

Por qué no son buenos los tatuajes de henna para tus hijos

Los tatuajes no tienen por qué ser para siempre. Además de aquellos dibujos que pueden hacerse en la piel con tinta y aguja, existen otro tipo de creaciones que duran mucho menos tiempo, y que están hechos a través de henna. Aunque los adultos pueden disfrutar de ellos, la piel de los niños es mucho más delicada, y existen muchas contraindicaciones de que nuestros hijos los luzcan. En Guiainfantil.com descubrimos por qué es malo que nuestros hijos luzcan tatuajes de henna

Los riesgos de llevar tatuajes de henna para niños

Los tatuajes con henna para niños

- Enrojecimiento. Que los tatuajes sean temporales no significa que no puedan ser nocivos para la piel. En el caso de los tatuajes de henna, hay que tener especial cuidado con la piel de los niños porque podría enrojecerse. Un enrojecimiento es muy evidente, porque consiste en la aparición de manchas de color rojo en la zona en cuestión, que puede provocar picor y dolor en esta parte de la piel. 

- Aparición de ampollas. Es precisamente este enrojecimiento involuntario de la piel el que podría dar lugar a una picazón en la zona 'tatuada' en cuestión, y que de esta manera genere ampollas. El problema de estas ampollas es que suelen estar llenas de líquido y son muy dolorosas. Aunque no sucede en todos los casos, es un riesgo que sucede con los componentes del tatuaje de henna y otros agentes externos del día a día como los cambios de temperatura, los geles de la ducha o la radación solar.

- Despigmentación de la piel. Uno de los problemas más graves de la utilización de henna para hacer tatuajes a niños es la posibilidad de una despigmentación de la dermis. Esto quiere decir que en la zona indicada para el dibujo podría verse modificada con manchas. Pueden ser claras u oscuras, pero tienen la capacidad de aparecer en la parte del cuerpo en cuestión en el que se haya hecho el tatuaje, debido a sus componentes químicos. 

- Aumento de la sensibilidad de la luz solar. Cualquier alteración de la piel por un agente externo como puede ser la henna podría causar problemas en la dermis, como es el caso de una hipersensibilización de la luz solar. Esto quiere decir que la radiación del sol penetrará de manera más acusada si la piel está adornada con un tatuaje de este material. Además, los riesgos se multiplican si en vez de utilizarse henna natural, el dibujo se lleva a cabo con henna negra, altamente peligrosa para cualquier tipo de piel, pero mucho mayor si se trata de una dermis infantil.