Por qué nacen los niños con hemangiomas en la piel

Los hemangiomas en la piel de los bebés

Los hemangiomas afectan a un 8% de los bebés. Por eso, si tu bebé ha nacido con alguna manchita en la cara o le aparece al poco tiempo de nacer, no te preocupes. Por más que te digan que es un tumor benigno y la palabra tumor te asuste, en realidad no supone un peligro para la salud de tu bebé.

Causa de los hemangiomas al nacer en el bebé

Bebé con mancha en la piel

Que tu bebé haya nacido con unas manchas en la piel no quiere decir que vaya a tenerlas durante toda su vida. Probablemente se trate de un hemangioma, que no es más que el crecimiento anómalo de los capilares de tu bebé. Generalmente, los hemangiomas desaparecen con el tiempo y no suponen un problema de salud a no ser que estén localizados cerca de los ojos, en cuyo caso habría que proteger su salud ocular.

Lo que la mayoría nos preguntamos es por qué nacen los niños con estos hemangiomas. La causa de los hemangiomas no está totalmente determinada. Pero la mayoría de las teorías apuntan a una posible falta de oxígeno en la placenta durante los primeros meses de gestación. No falta quien piensa que los hemangiomas son restos de placenta implantados en la piel del bebé.

Sea como sea, lo importante es que los hemangiomas no revisten gravedad. Tampoco son hereditarios y es más frecuente que aparezcan en niñas. Los niños prematuros y los bebés que han nacido con poco peso, tienen más posibilidades de nacer con algún hemangioma que con el tiempo acabará por desaparecer.

Tipos de hemangiomas en la piel del bebé

Existen tres tipos de hemangiomas que pueden aparecer en la piel de tu bebé: los hemangiomas capilares, que son de color rojo y están en la superficie de la piel, los hemangiomas cavernosos, que son de color azul y se encuentran en la capas más profundas de la piel, y los hemangiomas mixtos, que presentan características de ambos tipos.

Muchos hemangiomas aparecen desde el momento del nacimiento, pero otros muchos surgen durante el primer de vida del bebé. La evolución de estas manchas o marcas en la piel es muy rápida al inicio, luego se estabiliza para desaparecer por completo. Todo el proceso puede durar unos 5 años, que es la edad en la que la mayoría de los niños dejan de tener hemangiomas. 

No debemos preocuparnos demasiado por estos hemangiomas, pero sí prestar mucha atención a su desarrollo y a su localización. Los tipos de hemangiomas que pueden presentar complicaciones son aquellos hemangiomas múltiples, los de gran tamaño, los que están cerca de los ojos, los que se encuentran en algún pliegue y los que se ulceran. Pero en líneas generales, si el hemangioma de tu bebé está controlado por un pediatra, en poco años habrá desaparecido sin dejar rastro.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com