Trucos para evitar la caída de pelo de los niños

Cómo conseguir que no se caiga el cabello de nuestros hijos

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

La caída del pelo no sólamente afecta a los adultos. Muchos niños pueden ver cómo su cabello se vuelve débil y de pronto comienza a caerse. Para conseguir que el cuero cabelludo se fortalezca y no caigan los cabellos después de un cepillado, es necesario conocer trucos para evitar la alopecia. En Guiainfantil.com descubrimos consejos para hacer frente a la caída del pelo de los niños. 

7 trucos para evitar la caída de cabello de los niños

La caída del pelo de los niños 

1. Cuidados delicados. Para que el pelo de los niños no se debilite ni se rompa, es necesario mimarlo. Es decir, nada de utilizar gomas para el cabello en el caso de las niñas que sean demasiado tirantes, ni productos que puedan debilitarlo como laca o gomina para los niños. Si no queremos que el pelo encuentre agresiones externas, es necesario no aportarle productos que lo hagan menos fuerte.

2. Champús poco agresivos. Al igual que sucede con los bebés, el cabello de los niños sigue siendo muy frágil, sobre todo si tiende a caerse. Por eso, hay que escoger champús que permitan un lavado sin parabenos, con componentes poco agresivos que dejen el pelo limpio pero que no lo dañen. 

3. Disminuir la frecuencia de lavados. El agua puede debilitar el pelo, sobre todo si los niños se lavan el cabello cada día. Para conseguir que no se debilite más de la cuenta, hay que espaciar la frecuencia de lavados, para que sean cada dos o tres días. Cuando se lave el pelo, siempre hay que acabar con un chorrito de agua fría ligeramente, porque favorece la producción de cabello nuevo, sano y fuerte. 

4. Mascarillas naturales. Para que el pelo esté más fuerte, podemos hacer mascarillas naturales que consigan penetrar en el cuero cabelludo y envolver el pelo de los niños en ellas para que esté mucho más sano. Algunos componentes fundamentales para las mascarillas son el huevo, el yogur o el aceite de oliva. Sus propiedades naturales contribuyen a la salud y belleza del cabello en adultos y en niños. 

5. Peines adecuados. La manera en la que tratamos el pelo puede ser un reflejo de su salud. Por eso, además de intentar no usar productos que lo dañen, también es necesario escoger cepillos y peines que no rompan el cabello. Es el caso de cepillos redondos, peines de punta y que no tengan las púas demasiado estrechas, ya que en los tirones podrían partir el pelo. 

6. Aloe vera. Si el problema está en la producción de cabellos y en el propio cuero cabelludo, nada mejor que hacer una pasta de aloe vera que pueda aplicarse desde la raíz a las puntas. Esta mascarilla natural debe reposar durante varios minutos en el pelo del niño y conseguirá la aparición de cabello más fuerte. 

7. Estilo de vida. Aunque parece una obviedad, el estilo de vida relajado y sin estrés favorece la buena salud, y ésta también puede encontrarse en el cabello. La alopecia infantil puede deberse a episodios de estrés puntuales, y para que la producción de cabello vuelva a su ser, o empiece a encontrarse más fuerte, no hay nada mejor que bajar el ritmo en la medida de lo posible.