Pautas para evitar el contagio de piojos en casa

Qué hacer cuando un miembro de la familia tiene piojos

Ya es difícil para muchos padres evitar el contagio de piojos en los hijos, imagínate cuando les llegan un aviso del colegio o perciben que un hijo suyo tiene piojos… A una preocupación se suma otra: ¿qué hacer para que el niño que tiene piojos no los transmita a los demás miembros de la familia? ¿Cómo evitar el contagio de piojos dentro de casa?

Evitar el contagio de piojos de un niño a otra persona es una de las principales preocupaciones de los padres. Considerando que el contagio de piojos es por contacto directo, es decir, se contagian rozando una cabeza con otra y pasando de un cabello a otro con mucha facilidad, es necesario poner en práctica algunas medidas de prevención para evitar el contagio de piojos en la familia.

Evitar contagio de piojos en casa

Contagio de piojos en casa

Cuando se confirma que algún miembro de la familia tiene piojos, es muy importante:

- Hacer una limpieza profunda y detallada en toda la casa.

- Evitar compartir peines, cepillos, toallas, mantas, sábanas, y todo tipo de ropa que tenga contacto con la cabeza, como lo son las bufandas, gorros, sombreros, chubasqueros, etc.

- Hacer una limpieza a fondo de muebles que comparten los miembros de la familia. Pasar la aspiradora por los cojines, almohadas y sillones de la casa.

- Lavar toda la ropa de la persona infestada a altas temperaturas (60 grados) en la lavadora para eliminar piojos o liendres que puedan contener.

- Revisar todos los objetos, al igual que las cabezas de los niños, para detectar la presencia o no de piojos.

- Las sábanas y mantas que pueden ser lavados a altas temperaturas, deben ser lavadas en la lavadora.

- Los peluches, jerseys, bufandas... que no puedan ser lavadas en la lavadora a altas temperaturas, por medida de precaución, se recomienda depositarlos en una bolsa de plástico que se pueda cerrar herméticamente y dejarlos guardados durante una semana. De este modo las liendres y piojos se mueren ya que estarán fuera de su huésped y ya no habrá riesgo de contagio porque los piojos no sobreviven más de dos días fuera de la cabeza humana.

- No hace falta tratar a los perros ni a los gatos. Ellos no transmiten ni se contagian con los piojos humanos. Así que no hace falta tratarlos a ellos.

Aparte de las medidas de prevención es necesario tener en cuenta que la falta de higiene no es la causa principal para que aparezca o no piojos en una persona. Una persona con una higiene adecuada y correcta puede tener piojos igualmente que una persona que no la tenga. Hay más prevalencia de piojos en cabellos más finos, rubios, y en niños con más de 2 años y en mujeres adultas.