Piojos en los niños: ¿cómo se alimentan y se reproducen?

Las características de los piojos de los niños

Los piojos son parásitos que viven en la cabeza de las personas y son muy frecuentes. Afectan predominantemente a los niños de entre 3 y 10 años y a sus familiares, ya que se contagian con mucha facilidad. Las niñas se afectan con una frecuencia superior a los niños, debido a que suelen llevar el pelo más largo.

El síntoma más común de la infestación por Pedículus humanos o piojos es el prurito o picazón en el cuero cabelludo. El picor se debe a la irritación de la piel producida por la saliva (que contiene una toxina anticoagulante), que el insecto deposita en la microherida de la propia picadura. Rascarse suele producir erosiones en la piel, lo que acentúa aún más el prurito y puede facilitar la transmisión de enfermedades en los casos en que los piojos estén infectados. La picadura da lugar a una pequeña pápula de color rojizo, que pica bastante. Esta irritación, agravada por el rascado, puede llegar a producir una dermatitis que, a su vez, conlleva un riesgo de sobreinfección bacteriana secundaria.

Características de los piojos de los niños

Características de los piojos

A diferencia de lo que pueda parecer, los piojos no saltan ni vuelan porque no tienen alas, pero se mueven con gran rapidez. Su velocidad media alcanza los 23 centímetros por minuto, en condiciones normales. Caminan por el cabello aferrándose firmemente a él con 3 pares de patas cortas. Su cuerpo es aplanado y su color es blanco en origen, aunque una vez que el piojo está lleno de sangre, su color cambia y se convierte en gris, pardo o negro.

Un piojo adulto suele medir entre 2 y 4 milímetros. Su abdomen es más ancho que el resto de su cuerpo y respira a través de unos agujeros que pueden cerrarse y volverse impermeables al agua. Por este motivo, los piojos sobreviven dentro del agua y pueden contagiarse durante el baño en una piscina. Tienen la capacidad de aguantar en apnea durante unos cinco minutos. Estas aperturas también tienen una función de excreción. Su cabeza tiene antenas cortas y piezas bucales muy especializadas, que permiten que el piojo de la cabeza pueda llevar a cabo acciones de perforación y de succión de la sangre de su huésped.

¿Cómo se alimentan los piojos?

Los piojos son insectos hematófagos, una especie de "vampiros microscópicos", que se alimentan de la sangre humana y son muy sibaritas. Prefieren a unas personas más que a otras de acuerdo con la composición de su sangre. Algunos estudios sugieren que, es posible que ciertos alimentos o medicamentos, que alteran el olor o el sabor de la sangre pueden provocarles rechazo. Así, por ejemplo, comer ajos puede ayudar a evitar la infestación, aunque es algo que no se podido comprobar o corroborar de forma concluyente.

Su alimentación se compone exclusivamente de la sangre de su huésped. Para alimentarse, los piojos pican de 2 a 4 veces al día durante comidas, que duran aproximadamente unos 30 minutos. Lejos de su huésped, los piojos de la cabeza no pueden sobrevivir más de 48 horas, ya que se mueren de hambre o deshidratación.

Además de alimentarse regularmente con sangre, necesitan unas condiciones de clima y humedad necesarios para su supervivencia, que son muy estrictos: temperatura entre 28 y 32 ºC con un 70 a 80 por ciento de humedad. La temperatura óptima de crecimiento rápido oscila en torno a los 28º C. No soportan temperaturas superiores a 45 ºC. Por debajo de 27 ºC el crecimiento se enlentece, mientras que por debajo de 12 ºC se detiene el crecimiento y la puesta de huevos. En general, son bastantes sensibles a la temperatura y, en caso de fiebre del huésped, pueden abandonarle.

Marisol Nuevo.

 

Si quieres saber más sobre piojos hemos preparado una serie de videos de piojos y pediculosis con un experto que te darán mucha información sobre qué son, cómo prevenirlos y cómo tratarlos