Repelentes para piojos: ¿cómo prevenir los piojos en los niños?

Tipos de repelentes para prevenir los piojos en los niños?

Cada año, después de las vacaciones de verano, comienza la vuelta al cole y debemos estar pendientes de que los niños no traigan a casa piojos, ya que el calor y la humedad propios del otoño y de la primavera proporcionan a estos parásitos del cabello, el ambiente propicio para reproducirse. A estas favorables condiciones se unen, además, la aglomeración de niños en lugares cerrados, como colegios, guarderías o escuelas infantiles, lo que favorece el contagio entre unos y otros.

Más vale prevenir...

En contra de lo que pueda parecer, una higiene estricta como la ducha diaria no puede prevenir que los niños se contagien de piojos. A pesar de los perjuicios comunes en torno a la suciedad, hoy se sabe que los piojos prefieren un cuero cabelludo limpio para sobrevivir y reproducirse porque les resulta más fácil de picar para alimentarse.

Antes de que el niño empiece a rascarse la cabeza, conviene emplear uno de los productos repelentes de piojos, llamados antipiojos, que se venden en farmacias o droguerías. Estos productos no eliminan a los piojos, pero sí los repelen o evitan que aniden en la cabeza impregnada con el repelente.

Repelentes para piojos

Tipos de repelentes para piojos

En el mercado, existen diferentes productos con distintas composiciones sintéticas o naturales, que prometen ayudar a ahuyentar a los piojos cuando están impregnados en el pelo. Se pueden adquirir en spray o en espuma, y el pesticida actúa eficazmente en la cabeza del niño durante unos 5 días siempre que no exista humedad, ya que tanto el sudor como el agua eliminan la eficacia del producto. Por este motivo, es recomendable aplicarlo a diario sobre el cabello seco antes de ir al colegio.

1. Permitrina o pesticidas naturales como el piretro (extracto de crisantemos). Se utilizan para combatir a piojos y liendres. No se deben emplear estos productos para fines preventivos. Los productos farmacéuticos con insecticidas o pediculicidas nunca deben usarse como prevención cuando no hay piojos vivos.

2. Citriodiol. Es un plaguicida natural que ha demostrado científicamente una potente y segura acción antiparasitaria, interfiriendo en los receptores feromonales del parásito y emitiendo un mensaje olfativo, que el piojo interpreta como una señal de peligro, lo que provoca que rehúya al portador del producto. Se puede encontrar en spray y debe ser utilizado sobre cabellos limpios, secos y libres de piojos y liendres, debiéndose repetir cada vez que éste se moje, se humedezca o se lave.

3. Neem. Los productos a base de Neem (árbol de Neem) están indicados cuando hay peligro de infestación por piojos y sirven como producto preventivo. No hay ningún inconveniente de emplear productos del árbol de Neem a diario.

¿Cómo prevenir los piojos?

La principal medida preventiva contra los piojos es revisar diariamente la cabeza de los niños para detectar la presencia de piojos. La lendrera, el tradicional peine de púas para piojos, o el peine “milpuas”, resultan elementos muy eficaces para esta revisión, así como para retirar los piojos adultos, crías y liendres, si los hay. Para ello, es fundamental que el espacio entre las púas sea muy pequeño (no supere los 0,2 mm). Además, son preferibles las lendreras de metal por su rigidez.

Y además:
1. Aconseja a tus hijos para que no compartan e intercambien artículos personales como gorras, pasadores, ropa, toallas, cepillos y peines.
2. Desinfecta con frecuencia los peines y cepillos de pelo en agua extra caliente y jabón durante 10 minutos o sumérgelos en vinagre.
3. Lava frecuentemente las toallas, la ropa de vestir, la ropa de cama (almohadas, sábanas y colchas) y las fundas y cojines del sofá.
4. Realiza una revisión de la cabeza de tus hijos, por lo menos, una vez a la semana. La temporada de regreso a las clases es la más común para la transmisión de piojos, así que ten especial cuidado en esa época.

Consejos para revisar el pelo de los niños

1. Humedecer el cabello y utilizar un acondicionador para desenredarlo fácilmente. Así, al pasar la lendrera, no se producirán tirones.
2. Disponer de una buena iluminación para ver los posibles piojos y liendres con claridad.
3. Tener paciencia para revisar meticulosamente el cabello, mechón a mechón, especialmente en la nuca y detrás de las orejas.
4. Limpiar la lendrera con agua después de la revisión de cada mechón y con agua muy caliente y jabón o vinagre al terminar.
5. Se aconseja que, tanto la persona que revisa como la que es revisada, busquen la postura más cómoda posible porque lleva la revisión lleva tiempo y requiere paciencia.

Marisol Nuevo.

 

Si quieres saber más sobre piojos hemos preparado una serie de videos de piojos y pediculosis con un experto que te darán mucha información sobre qué son, cómo prevenirlos y cómo tratarlos