7 consejos para prevenir las caídas a gran altura de los niños

Consejos para evitar las caídas de gran altura en la infancia

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Las ventanas y balcones suponen un serio peligro para los niños más pequeños. Los bebés no tienen conciencia del riesgo ni han desarrollado su capacidad motriz por completo. Por eso, es fundamental prevenir posibles accidentes. 

Aquí tienes una serie de consejos sobre seguridad en el hogar para evitar caídas de niños pequeños desde grandes alturas. La prevención en todos estos casos es esencial.

7 consejos para prevenir las caídas de niños desde gran altura

Prevenir caídas a gran altura

1. No incites al niño a asomarse a lugares de riesgo, como ventanas o balcones. Los mayores somos un ejemplo para los más pequeños. Si animas a tu hijo a asomarse a una ventana o a un balcón, él pensará que es algo normal que puede hacer, que le 'das permiso'

2. Eliminar mobiliario y objetos que el niño pueda utilizar para trepar. Sillas, banquetas, hasta una maceta... pueden servir como escalera para un niño. La imaginación de los pequeños no tiene límites. Ni la curiosidad. Por eso, es recomendable evitar todas las 'tentaciones' del alcance del niño.

3. Evita que cuna o cambiador esté cerca de la ventana. Es importante alejar todos los elementos que el niño pueda utilizar para subirse y acceder a una ventana. Por ejemplo: la cama o la cuna. Nunca las coloques junto a la ventana.

4. Instala barreras de protección en el caso de las escaleras. Para evitar las caídas por escaleras, lo mejor es instalar barreras de protección. Es la forma más segura de prevenir este tipo de accidentes.

5. Las barandas, con barrotes seguros. Los barrotes de barandas y barandillas no deben de estar muy separados. Máximo, 10 centímetros. Y por supuesto, deben ser barrotes en vertical, nunca en horizontal, ya que los niños podrían usarlo para trepar, como si se tratara de una escalera.

6. Existen otras medidas de seguridad infantil, como las redes de seguridad anticaídas. Asegúrate de que cumplen con todas las garantías.

7. Y por supuesto, la vigilancia de los padres es esencial. No dejes a tu hijo solo cerca de un foco de peligro, aunque te parezca que será sólo un minuto. En un minuto, tu hijo puede encontrar un objeto para trepar y asomarse a una ventana.

Fuente:
- M. Ángeles Miranda (Asociación Española de Seguridad Infantil)