Los peligros de dormir demasiado para los niños

Por qué tus hijos no deben dormir demasiadas horas

Siempre se habla de los peligros que conlleva para la salud la falta de sueño, pero pocos conocen que numerosos estudios prodigan los peligros su exceso.

Aun así, no todos necesitamos las mismas horas de sueño, sino que va en función de la edad; no debe dormir las mismas horas un recién nacido que un adolescente. 

¿Cuánto deben dormir los niños?

Riesgos de dormir en exceso

Algunos estudios avalan que según vamos creciendo el número de horas en la cama debe disminuir:

- los bebés de 0 a 3 meses deben tener de 14 a 17 horas de sueño;

- de 4 a 11 meses de 12 a 15 horas

- de 1 a 2 años de 11 a 14 horas

- de 3 a 5 años de 10 a 13 horas

- de 6 a 13 años de 9 a 11 horas

- de 14 a 17 años de 8 a 10 horas

- a partir de los 18 hasta los 65 de 7 a 9 horas;

- de los 65 de 7 a 8 horas.

Por lo tanto, aquellas horas de sueño de más pueden ser nocivas para nuestro cuerpo más que regeneradoras, aunque también depende de la actividad diaria que se realice y de si estamos enfermos o no. Además, un factor a tener en cuenta es que este número de horas de sobra pueden estar escondiendo otro tipo de patología que desconocemos, con lo que conviene consultar al médico. Aunque los estudios que se han hecho han sido en su mayoría con personas adultas podríamos suponer que esto se puede extrapolar también a los niños.

Riesgos de dormir demasiadas horas

1- Aumento del cansancio: Se ha comprobado que los niños que duermen demasiado tienden a estar más cansados durante el día además de ser más sedentarios que los demás, con lo que además conlleva aparejado un aumento de peso corporal.

2- Bajo nivel de concentración y atención en los estudios: Tanto si se duerme poco como en exceso, el nivel de concentración disminuye ya que el cerebro entra en un estado de letargo del que le cuesta despertar además de producirse somnolencia durante el día.

3- Dolores de cabeza: Es bastante habitual cuando uno ha dormido mucho levantarse con dolor de cabeza. Aunque todavía no se sabe exactamente la causa, una teoría lo relaciona con los niveles fluctuantes de neurotransmisores.

4- Dolores de espalda: Una mala posición en la cama hace que podamos tener demasiada tensión muscular y sobrecarga en algunos músculos de la espalda.

5- Depresión: Hace un par de años, se llevó a cabo una investigación donde se revelaba que las personas que duermen más de 9 horas al día tienen el doble de posibilidades de sufrir depresión que las que duermen menos.

6- Riesgo de diabetes. Un estudio canadiense demostró que la falta de sueño afecta a la insulina; un impacto similar pasa al contrario. Se comprobó que las personas que duermen más de 8 horas por la noche tienen un 50% más de probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

7- Pérdida de memoria y disminución de la función cerebral: Un informe en el que se estudió a numerosas mujeres durante más de 14 años, comprobó que las que dormían en exceso presentaban un envejecimiento cerebral mayor que el resto. Además se observó un deterioro más rápido de las funciones cognitivas, lo cual a la larga puede desencadenar un mayor riesgo de demencia en la madurez y de padecer enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Patricia Fernández. Redactora de Guiainfantil.com