Qué significa si el niño sueña con monstruos

La interpretación, el significado y la simbología de los sueños infantiles

Un monstruo es algo terrorífico que ha protagonizado las fantasías y las pesadillas de los niños desde los albores de la Humanidad. Para muchos niños, la sola presencia de un monstruo en fábulas, cuentos o incluso canciones es algo que no pueden soportar del miedo que les infunde. Sin embargo, para otros es algo bastante divertido.

Por ello, cuando un niño sueña con un monstruo no tiene por qué ser precisamente una pesadilla, y dependerá de algunos factores que aparecen en el sueño en cuestión. Por lo tanto, ¿qué pasa si nuestro hijo cierra los ojos y en su pantalla mental se encuentra de pronto con un monstruo?

El significado de los sueños infantiles. Soñar con monstruos

Soñar con monstruos

Que un niño sueñe en un momento determinado con un monstruo es algo de lo más normal, por lo que no debemos preocuparnos en exceso. Por norma general, soñar con un monstruo revela ese momento de incertidumbre que tiene la persona, -en este caso, el niño-, cuando algo se interpone en su camino y no sabe muy bien qué hacer.

Para llevar a cabo la resolución de este conflicto entre él mismo y el monstruo que quiere vencer, es necesario que miremos más allá en la interpretación onírica. Si el niño tiene un temor irremediable hacia el monstruo y el sueño se convierte en pesadilla sin más acciones, podríamos estar frente a un problema en el que el pequeño no está conforme con la autoridad que recibe en el seno de su familia.

Esto podría denostar cierta incomodidad en el hogar, ya sea por una serie de normas excesivas para el niño, o porque está viviendo un proceso de cambio en su crecimiento, que hace que no se sienta del todo él mismo. Algo que sin duda cambiará con el proceso de madurez.

La interpretación de los monstruos en los sueños infantiles

Por otra parte, más allá del conflicto que puede vivir el niño en este momento de cambio en su vida -que se traduce en sus sueños-, también podemos hacer otra lectura, que tiene que ver con la forma del 'enemigo' en cuestión. Si tuviese una apariencia momificada, algo que infunde mucho miedo a los niños como norma general, estaríamos frente a esa problemática infantil de la verdad y la mentira.

Esto podría causar cierta inestabilidad en el niño, quepodría estar inmerso en un proceso de cambio que le haría soñar con este tipo de figuras tan usuales en fábulas y leyendas.

Marta Marciel. Redactora de Guiainfantil.com