Fimosis en niños. Cuándo es necesario operar

Cuándo debemos preocuparnos por un caso de fimosis y consultar con el pediatra

Muchas madres con hijos varones se han planteado alguna vez esta pregunta. La primera duda es si su hijo tiene fimosis. La siguiente, si necesitará operarse. A menudo la pregunta se torna en angustia al comprobar que el niño evoluciona de forma muy lenta. Pero, ¿qué es la fimosis? ¿Es siempre sinónimo de cirugía?

Qué es la fimosis

Niño con médico

Es la estrechez y adherencia del prepucio, una piel que recubre el glande. No hay que alarmarse. El 95% de los niños nacen así y éste tiende a separarse gradualmente. Es importante que se separe, porque si no, la higiene no sería la correcta y podría dar lugar a más complicaciones, como el estancamiento de la orina o alguna posible infección.

Ojo, no siempre es fimosis

Sólo es fimosis si el prepucio está fuertemente adherido y no desciende totalmente. Si desciende ligeramente y no hay presión de la piel, no existe fimosis.

Pero, ¿cuándo operar al niño de fimosis?

El pediatra será el que determine si el niño evoluciona de forma correcta. De detectar algún problema, le derivará al urólogo. Y éste último será el encargado de valorar si es conveniente la cirugía, que suele ser entre los 3 y 7 años de edad. A los 3 años, el 90% de los niños que nacieron con fimosis dejan de tener ningún problema de forma espontánea. La cirugía siempre es la última opción, cuando el problema persiste, hay dificultad de micción o riesgo de parafimosis (el prepucio, una vez retraído, no vuelve a su posición inicial). Por eso, muchos pediatras prefieren esperar el máximo tiempo posible.

¿Cómo es la operación de fimosis?

Si te han dicho que tienen que operar a tu hijo de fimosis, no te alarmes. Se trata de una intervención muy sencilla. Es una circuncisión que realiza un urólogo, y no necesita ingreso hospitalario. Normalmente se realiza con anestesia local y dura unos minutos. No duele, pero sí le quedará una molestia en los días siguientes, sobre todo a la hora de hacer pis.

Recuerda que no siempre se necesita operar de fimosis

La mayoría de las veces no hace falta operar de fimosis. Lo más normal es que el pediatra te mande una pomada con corticoides que ayuda a separar el prepucio. Lo suelen mandar a los tres años de edad entre uno y dos meses. Luego bastará con una leve retracción. Ésta la efectúa o bien el pediatra o el urólogo. Esto funciona en más del 80% de los casos.

Estefanía Esteban. Redactora de GuiaInfantil.com