La depresión infantil. Causas y síntomas

Por qué aparece la depresión en los niños

Silvia Álava SordoPsicóloga

No es lo mismo un niño triste que un niño deprimido. Aprender a diferenciar estos dos aspectos es clave a la hora de actuar. Un niño deprimido presenta un cuadro de síntomas más severo y concreto. La tristeza es pasajera. La depresión es más duradera. 

Cuáles son los síntomas de la depresión infantil

nina-deprimida

Los síntomas de un niño con depresión van a depender muchísimo del niño. Cada niño es un mundo  y es un caso aparte y por eso a cada niño hay que estudiarle en profundidad. Hay que hacer en muchas ocasiones lo que los psicólogos llamamos un 'traje a medida', tanto en la evaluación como en la intervención. Pero si hay que pequeños datos con lo que podemos por lo menos lanzar una pequeña alarma:

- Síntomas emocionales en la depresión infantil: Son niños que están tristes, que están apáticos, como que pierden interés por hacer las cosas, tienen cambios bruscos de humor, enseguida cogen rabietas, enseguida cogen pataletas, y suelen tener un alto nivel de ansiedad.

- Síntomas cognitivos: Ellos se sienten tristes, piensan que están tristes, suelen tener una serie de ideas negativas, pues piensan que valen muy poquito o que no valen para nada, que no hacen nada bien.

- Síntomas somáticos: Son estos niños que les duele... que en seguida estamos en el médico porque cuando no me duele la cabeza, me duele la tripa y sino me duele otra cosa, pero el pediatra nos dice que no hay nada orgánico, osea que no hay una causa fisiológica que lo esté causando. Y dentro de los síntomas motores, podemos ver que hay o una hipo o una hiper movilidad, pues estos niños que de repente se mueven mucho o entran en fases como más de apatía. Pero siempre pensando que ha habido un cambio porque hay niños que ya se movían mucho de antes o se movían poco de antes.

Cuáles son las causas de la depresión infantil

Las causas que pueden llevar a un niño a una depresión pueden ser muchas y muy diversas. Siempre vamos a tener que hacer un análisis en profundidad de ese niño. ¿Qué es lo que le esta pasando a ese niño? Porque lo importante, igual que ocurre con los adultos, no es tanto lo que me pasa, sino como lo vivimos y cómo lo estamos interpretando. Por eso siempre vamos a tener que evaluar muy bien, y trabajar muy bien con esos padres.

También es importante trabajar con los profesores que nos pueden dar mucha información porque están muchas horas con los niños y trabajar con los niños. Para ver exactamente a ese niño que es lo que le está pasando. Aunque si que es verdad que en determinadas situaciones como es la perdida de un ser querido muy cercano, una separación de los padres, a veces un cambio, una mudanza a otra ciudad, un cambio de colegio en el que a lo mejor al niño le ha costado un poquito más integrarse y hacer más amiguitos, les pueden afectar.

Pero nunca podremos hablar de una relación causa efecto. No podemos decir que todos los niños que sufren una perdida vayan a tener depresión o que todos los niños que su papa se separen o se divorcien vayan a tener depresión. Va a depender siempre de la interpretación que haga cada niño y también vamos a tener cuidado con la interpretación que haga el adulto y las personas del entorno que muchas veces son las que favorecen o incluso propician pues un estado de ánimo más bajito en el niño.