Nódulos en las cuerdas vocales de los niños

Trastornos del habla en los niños

Los nódulos en las cuerdas vocales son un tipo de abultamiento benigno que provoca la aparición de trastornos en el habla, principalmente afonías, y en los casos más graves disfonías.

Los niños con malas conductas del habla, que acostumbran a gritar con frecuencia, presentan en muchas ocasiones este tipo de lesiones. Son comunes también en aquellas profesiones donde se emplea la voz, como profesores, actores o cantantes, por adquirir técnicas incorrectas de fonación. 

Los nódulos, tanto en los niños como en los adultos, se evidencian por una ronquera que se matienen más de dos semanas y que puede ir acompañada por dolor de faringe, dificultad para producir de la voz y la sensación de tener un 'nudo' en la garganta.

Causas de los nódulos en los niños

Nódulos en los niños

Los nódulos se originan como dos pequeños bultos en la superficie de las cuerdas vocales. Si la causa que ha provocado su aparición se mantiene con el tiempo, los nódulos aumentarán de tamaño y se endurecerán adquiriendo una aspecto de callo. 

Por lo general, los nódulos en los niños surgen por una mala fonación, es decir, por hablar de forma incorrecta. Cuando los más pequeños se comunican forzando la voz, gritando con frecuencia, las cuerdas vocales sufren lesiones por este exceso y aparecen unos bultos que dan lugar a los nódulos.

Algunos expertos han asociado los nódulos de las cuerdas vocales con el reflujo gastroesofágico, debido a la acción dañina de los ácidos digestivos sobre los tejidos de la garganta. 

Tratamientos de los nódulos en los niños

Los nódulos se diagnostican con un examen médico y varias pruebas de la voz que realiza un otorrinolaringólogo. Una vez que se determina si el niño presenta estos bultos en las cuerdas vocales, lo más recomendable es acudir a un foniatra o a un logopeda para que reeduque su comportamiento vocal.

El especialista empleará terapias para enseñar al niño a no forzar la voz, a tener una buena higiene de la boca y a respirar de manera correcta para que el pequeño hable con el tono y el volumen adecuado, sin dañar la garganta.

En algunos casos se puede realizar una intervención quirúrgica para extirpar el nódulo, pero los expertos desaconsejan este tratamiento en el caso de los niños.

. Redactora de GuiaInfantil.com