Qué son las vegetaciones y cómo afectan a los niños

Cuáles son los principales síntomas de adenoiditis en la infancia

Las vegetaciones o adenoiditis son un tejido esponjoso que se sitúa detrás de la nariz, al fondo de las fosas nasales y en la parte superior de la garganta. Su labor es proteger a los niños de las bacterias o virus a los que se exponen activando sus defensas.

Los niños de entre 3 y 6 años son más propensos a padecer un tamaño exagerado de estos tejidos. Esto se debe a que en edad escolar las vegetaciones están continuamente trabajando para protegerles de los agentes extraños a los que se exponen por primera vez. Aunque también pueden llegarse a desarrollar en exceso desde el vientre materno. Después, a medida que el pequeño crece, el tejido se va reduciendo, y tiende a atrofiarse.

7 síntomas que presentan los niños con vegetaciones

Niña con vegetaciones

Cuando un niño padece un tamaño demasiado grande de las vegetaciones puede presentar los siguientes síntomas: 

1. Aumenta la mucosidad nasal y padece catarros de repetición.

2. Al no poder respirar bien por la nariz por la mucosidad tienden a respirar sólo por la boca.

3. Esto provoca que los niños que sufren vegetaciones tiendan a roncar y toser durante el sueño.

4. En algunos casos, los más graves, los niños pueden llegar a tener pausas en la respiración lo que se denomina síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS).

5. Los niños suelen presentar dificultades para tragar.

6. Al presentar todos o alguno de estos síntomas provoca que los niños tiendan a estar cansados durante el día ya que durante la noche la calidad del sueño disminuye notablemente. Esto suele afectar en ocasiones al fracaso escolar.

7. Al respirar por la boca y tener taponadas las vías aéreas, los niños que padecen vegetaciones suelen padecer de faringitis, sinusitis y otitis con frecuencia.

Según recomiendan los pediatras en cuanto el niño presente dificultades para respirar o ronque por las noches debemos acudir al otorrinolaringólogo para descartar que se trate de un caso de vegetaciones.

Tratamiento de las vegetaciones en los niños

El primer tratamiento es la administración de antibióticos para tratar la infección, hacer lavados con suero fisiológico de nariz y aplicar descongestionantes.

Si los síntomas no remiten y tras realizar una radiografía o visualizar la zona con una cámara para confirmar el diagnóstico los médicos recomiendan extirpar en quirófano estas glándulas junto con las amígdalas. En algunos casos y según los profesionales se opta por cauterizar las vegetaciones en lugar de extirparlas.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com