Cómo llegar a Dublín viajando con niños

En avión, coche o tren, Dublín es accesible para un viaje con niños

Si vas a viajar a Dublín con niños necesitarás saber cuál es el mejor modo de llegar. Es fácil: lo más cómodo y rápido es el avión. Por suerte, además, no es un destino caro ya que es la sede de varias compañías aéreas low cost.

Antes de llegar a Dublín chequea también en qué tipo de transporte os moveréis para ir a las zonas que queráis ver: autobús, tranvía, bicicletas…

Viajar a Dublín con niños

Viajar a Dublín en avión

En la zona norte del viejo continente, Dublín es una ciudad accesible sobre todo por avión. Si no quieres llegar por aire, tienes otras opciones más lentas.

Viajar en avión a Dublin con niños: seguro que te suenan las compañías low cost Ryanair y Aer Lingus. Ambas son irlandesas y unen tanto Dublín como otras ciudades vecinas con numerosos países europeos a precios muy bajos.

Por supuesto, también hay otras muchas compañías aéreas que realizan conexiones desde Dublín hasta prácticamente cualquier lugar del mundo. Desde España, la duración del vuelo es de aproximadamente 2 horas y resulta el medio de transporte más cómodo para un viaje a Irlanda con niños.

El aeropuerto de Dublín es uno de los más transitados de Europa y está bien comunicado con el centro de la ciudad por transporte público. La opción más económica es la de los autobuses de línea. Los números 16a, 41 y 102 conectan la terminal con diversos puntos de la urbe. Un poco más caros –entre 6 y 8 euros- pero también más rápidos -30 minutos aproximadamente- y cómodos son los dos autobuses directos. Airlink 747 deja a los viajeros en O´Connell Street, mientras que Aircoach realiza tres paradas distintas en el centro: Drumcondra, O´Connel Street y Grafton Street.

Quienes prefieran trasladarse del aeropuerto al centro en taxi, pueden hacerlo por unos 20 ó 30 euros.

Viajar en barco o ferry a Dublin con niños: desde Inglaterra, el norte de Francia o España es cómodo viajar a Irlanda en barco, pero una vez lleguemos a los diversos puertos del sur del país, tendremos aún que viajar hasta Dublín, ubicado en el centro-este de la isla, por lo que no es la mejor opción para viajar con niños.

Viajar a Dublin en tren con los niños: Dublín se encuentra bien conectado vía férrea con el resto de ciudades importantes de Irlanda. Pero esta opción solo es válida para movernos por el país, no para trasladarnos hasta allí.

Ir en coche a Dublin con niños: al igual que con el tren, el coche es una opción a estudiar si queremos recorrer otras zonas de Irlanda. Puedes llevar el tuyo propio en un ferry o alquilar uno al llegar a Irlanda. En ambos casos, recuerda que los irlandeses conducen por la izquierda.

Si únicamente vamos a hacer una escapada a Dublín, ni te lo plantees: deja el coche en casa.

Desplazarse en Dublín con niños

Moverse en bicicleta por Dublín

Para ser sinceros, el transporte público en Dublín no es uno de los fuertes de la ciudad. No es tan bueno como en otras metrópolis europeas, pero tan poco nos encontraremos con grandes problemas a la hora de desplazarnos con los niños por Dublín.

Actualmente se está estudiando y planificando la construcción de una línea de metro que mejore las comunicaciones en la capital irlandesa.

Autobús: en Dublín circulan más de 200 líneas de autobús, el transporte más práctico para los viajeros. La información con respecto a rutas, mapas y paradas es escasa y compleja, pero una vez descifrada, los autobuses nos llevarán a prácticamente cualquier lugar de la urbe.

El precio de los autobuses en Dublín depende del número de paradas entre el origen y el destino, siendo el billete más económico de 1,40 euros para adultos. Más barato y sencillo resulta adquirir un bono de varios días, como el turístico, válido para 72 horas (cuesta 26 euros para adultos y 10 euros para niños menores de 14 años). Los niños menores de 3 años viajan gratis. Una buena idea es comprarlo directamente en la Oficina de Información turística del aeropuerto para empezar a usarlo desde el momento de llegar a Dublín.

Si crees que no vas a usar mucho el autobús y prefieres sacar billetes ocasionales, ten en cuenta que los conductores no devuelven el cambio en dinero en metálico, sino que dan un recibo para canjear en las oficinas centrales de Dublin Bus. Para ahorrarte este trámite, lleva el importe exacto.

Tranvía: la red de tranvía de Dublín es relativamente moderna, de 2004, y consta de dos líneas –roja y verde- incomunicadas entre sí. La línea roja tiene 27 paradas que recorren Dublín de suroeste a noreste y es muy transitada por turistas para ir a lugares como el Museo Nacional de Artes Decorativas e Historia o la Destilería de Jameson. La línea verde, sin embargo, no es muy turística y va de norte a sureste de la ciudad.

Los precios del Luas, el tranvía de Dublín, se establece por zonas, siendo el billete más económico de 1,60 euros para adultos. Los horarios son muy amplios, al igual que las frecuencias –entre cada 5 y 15 minutos-, por lo que es una buena opción para moverse por la ciudad.

Si en tu viaje a Dublín con niños no quieres andar mucho y crees que utilizarás tanto los autobuses como el tranvía, te será muy práctico el abono combinado para ambos transportes que cuesta 7,80 euros para un día (3,30 euros para niños) y 31,50 euros para toda una semana (8,60 euros para niños).

Taxi: el servicio de taxi en Dublín es bueno debido a la gran cantidad de taxis disponibles por toda la ciudad. Las tarifas son similares a las de otras metrópolis similares: 4,10 euros por la bajada de bandera y 1,03 euros por kilómetro.

Bicicletas: Dublín es una ciudad con mucha tradición de circulación de bicicletas. Además, existe un estupendo sistema de alquiler fácil y práctico. Basta con acudir a una estación, abonar el importe correspondiente al tiempo deseado (1,50 euros para 2 horas, por ejemplo) y, transcurrido el tiempo, dejar la bicicleta en la estación deseada.

El mayor inconveniente, sobre todo cuando hablamos de un viaje con niños, es que Dublín no posee carriles exclusivos para bicicletas, sino que éstas comparten espacio con coches y autobuses.