Cómo llegar a Estocolmo viajando con niños

En avión, coche o tren, Estocolmo es accesible para un viaje con niños

Estocolmo, la capital de Escandinavia, es una ciudad muy bien comunicada por tierra, mar y aire. Si viajas en avión, aterrizarás en uno de los cuatro aeropuertos de la ciudad. Te contamos cómo desplazarte al centro. 

Una vez en Estocolmo, moverse es muy fácil. Es una ciudad compacta y, por tanto, cómoda para recorrer a pie. También hay muchas facilidades para alquilar bicicletas y los transportes públicos funcionan realmente bien, algo que se agradece cuando viajamos con niños.

Viajar a Estocolmo con niños

Moverse por Estocolmo

“Todos los caminos conducen a Roma”, como reza el refrán pero tratándose de un viaje con niños es mejor estar bien informados. Te contamos los pros y los contras de las distintas formas de viajar a Estocolmo en familia. 

Avión

Viajar por aire es el modo más rápido y seguro para llegar a Estocolmo desde fuera de Suecia. Si volamos a la capital sueca con una compañía de low cost como Ryanair o Wizz Air, aterrizaremos en el aeropuerto Stockholm-Skavsta Airport o en el Stockholm- Västerås Airport. Ambos se encuentra a unos 100 km de la ciudad (el primero al sudoeste y el segundo al noroeste). En ambos casos hay autobuses que unen los aeropuertos con el centro de la urbe en unos 80 minutos.

Si vuelas con una compañía que no sea low cost, aterrizarás en el Stockholm-Arlanda Airport, el más grande de Suecia. En 2009 fue premiado como el aeropuerto europeo más ecológico y cuenta con un Visitor Center muy eficaz donde te informarán de todo lo que quieras saber sobre Estocolmo.

La forma más rápida para llegar desde el aeropuerto Arlanda al centro es el tren Arlanda Express. Tarda solo 20 minutos.
Algo más –cerca de 40 minutos- tardan los autobuses que unen Arlanda con la estación Cityterminalen.

Quienes prefieran trasladarse del aeropuerto al centro en taxi, pueden hacerlo por unos 50 ó 60 euros. Conviene confirmar el precio con el taxista antes de comenzar el viaje.

Barco o Ferry

Estocolmo es un popular destino de cruceros, con unas 300 escalas anuales. Los dos puertos de la ciudad - Stadsgårdskajen y Frihamnen- están muy cerca de la zona más turística y bien comunicados por transporte público. Por ello, llegar a Estocolmo en barco es una buena opción, pero si se hace desde países cercanos como Finlandia o Polonia.

Desde otros países más lejanos, la travesía resulta muy larga y pesada para niños.

Tren

Viajar a Estocolmo en tren es una buena opción si se parte desde algún lugar del norte de Europa. Los trenes son rápidos y cómodos y la apertura del puente que une Suecia y Dinamarca acortó sustancialmente el trayecto.

Aún así, como referencia, un viaje desde Malmö -en el extremo sur de Suecia- hasta Estocolmo en tren tarda unas 4,5 horas, así que hay que tener paciencia.

Desplazarse en Estocolmo con niños

Moverse con niños por Estocolmo

Estocolmo tiene el honor de ser la primera capital verde designada por la Unión Europea y es que en Suecia los transportes ecológicos están muy presentes. Además de respetables con el medio ambiente, son cómodos y eficaces.

El metro, los trenes de cercanías, los autobuses y los tranvías usan el mismo sistema de billetes lo que facilita enormemente el cambio de transporte. Los billetes por unidad cuestan 2 euros aproximadamente, pero es más económico comprar bonos por horas o días.

También es posible adquirie la tarjeta Stockholm Card que da acceso a más de 80 museos y a viajes ilimitados en todos los medios de transporte.

Metro

El metro es el mejor medio de transporte para conocer Estocolmo. Hay un centenar de estaciones repartidas en tres líneas: verde, roja y azul. La estación principal es la T-Centralen.

Además de su eficiencia, el metro de Estocolmo tiene una particularidad: se dice de él que es la exposición de arte más larga del mundo ya que en la gran mayoría de sus estaciones hay expuestas todo tipo de obras de arte creadas por multitud de artistas desde los años 50 hasta la actualidad. Mosaicos, pinturas, relieves, esculturas, excavaciones arqueológicas o montajes componen la muestra de este curioso museo.

Autobús

El autobús de Estocolmo es un excelente transporte que complementa las líneas de metro de la ciudad. Se dividen en rojos –con una frecuencia de entre 5 y 10 minutos- y azules –entre 10 y 15 minutos-.

Dos de los autobuses más usados por los turistas para descubrir Estocolmo son el 47 que pasa por el Museo Vasa y Skansen, y el 69.

Tranvía

La red de tranvías de Estocolmo es muy reducida porque la mayoría fueron sustituidos por otros medios de transporte en la década de los años 60. Sin embargo, sí que son útiles y hay un par de ellos frecuentados por los visitantes: el 7 que pasa por varios sitios turísticos y el conocido como Tvärbanan, que hace un trayecto circular.