Cómo llegar a Florencia viajando con niños

En avión, barco, coche o tren, Florencia es accesible para un viaje con niños

Florencia es una ciudad encantadora, repleta de arte, cultura e historia en cada rincón. Para viajar a Florencia con niños, el avión es uno de los mejores modos de llegar, pero no el único.

Una vez en Florencia, apenas necesitarás moverte en transportes públicos. Un calzado cómodo y olvidar las prisas serán tus mejores aliados para conocer esta ciudad italiana con los más pequeños de la casa.

Viajar a Florencia con niños

Florencia, a medio camino entre Milán, Roma y Venecia, es una ciudad muy bien comunicada por aire, tierra, mar y carretera. Las opciones son muchas, así que se trata de comparar ventajas e inconvenientes para tomar la mejor decisión.

Moverse por Florencia

Avión

Florencia tiene un pequeño aeropuerto ubicado a solo cinco kilómetros del centro de la ciudad, el Amerigo Vespucci o de Peretola, y otro aeropuerto mayor a unos 100 kilómetros: el Aeropuerto Internacional de Pisa.

Aunque el aeropuerto de Pisa tiene mayor volumen de vuelos, son muchas también las opciones de volar directamente a Florencia, incluyendo compañías de bajo coste.

Una vez en el aeropuerto Amerigo Vespucci tenemos varias opciones para llegar a Florencia. El autobús conocido como Volainbus sale cada media hora y viaja directamente a la estación de tren Santa María Novella de Florencia. El billete cuesta unos 6 euros por trayecto ( o 10 euros si compramos ida y vuelta) y el viaje dura unos 25 minutos.

Otra opción es coger uno de los taxis que esperan en la estación del aeropuerto. La tarifa es fija y cuesta 20 euros entre semana, 22 euros los domingos y festivos y 23,30 por la noche.

Si, por el contrario, volamos al aeropuerto Galileo Galilei de Pisa, podemos tomar uno de los trenes que llega a la estación Santa María Novella tras una hora aproximada de trayecto. El billete cuesta unos 7,10 euros.

Algo más barato –unos 6 euros por trayecto- cuesta el autobús que tarda también una hora y ofrece numerosas frecuencias a lo largo del día.

El taxi, sin embargo, no es una opción muy recomendable en este caso, ya que la distancia a cubrir –unos 100km- elevaría mucho el coste del trayecto.

Puesto que la región de Toscana es un lugar ideal para recorrer con calma, también es una estupenda idea viajar hasta Florencia en avión y alquilar allí un coche para conocer la región a nuestro aire.

Tren

La estación de tren Santa María Novella de Florencia está conectada con más de 40 destinos europeos como París, Munich o Bruselas. Los trenes son cómodos y los precios no son muy elevados, sin embargo, la duración de los trayectos puede prolongarse más de lo recomendable para un viaje con niños.

Para hacernos una idea, viajar de Florencia a Milán o Venecia supone unas tres horas y hacerlo hasta Barcelona, unas 16 horas. Por lo tanto, el tren puede ser una buena opción para realizar trayectos cortos entre ciudades italianas pero no para desplazarnos toda la familia desde otro país.

Coche

Lo mismo ocurre si nos planteamos ir a Florencia en coche con niños. Más acertada es la idea de ir en avión y alquilar allí un vehículo para movernos por la región, pero realizar todo el viaje en coche puede resultar muy pesado para los más pequeños.

Desplazarse en Florencia con niños

Moverse a pie por Florencia

Uno de los encantos de Florencia es su centro histórico, compuesto por estrechas calles empedradas. La mejor forma de recorrerlo, sin ninguna duda, es caminando. La mayor distancia, de extremo a extremo, puede llevarnos media hora andando.

Claro está que cuando se trata de un viaje con niños, debemos estar informados de los distintos medios de transporte por si acaso se cansan demasiado. En Florencia no hay metro ni tranvía pero los autobuses funcionan muy bien. Muchos italianos se mueven en motocicleta, pero tampoco es lo más adecuado para un viaje con niños.

Autobús

La red urbana de autobuses de Florencia es muy completa con más de 100 líneas, incluyendo cuatro líneas de minibuses eléctricos que recorren el casco antiguo, por donde los coches tienen prohibida la circulación.

El billete sencillo de autobús que permite todos los transbordos que necesitemos en el plazo de una hora cuesta 1,20 euros. Si vamos a viajar mucho el autobús nos compensará comprar alguno de los distintos bonos disponibles, por ejemplo, el billete de 24 horas por 4,50 euros.

Si además de autobuses urbanos, queremos conocer la ciudad desde el bus turístico, podemos adquirir el Firenze PassePartour que incluye ambas opciones durante 24 horas por 22 euros para adultos y 15 euros para menores de 15 años.

En Florencia, los billetes de autobús se pueden adquirir en las máquinas expendedoras pero también en los estancos (tabacchi) y las cafeterías.

Bicicleta

La bicicleta es un medio de transporte práctico para recorrer Florencia. Italia no tiene tanta tradición en este sentido como en los países del norte de Europa, pero si lo que buscas es que poder desplazarte de un modo rápido y barato, ten en cuenta esta opción.

En Florence by bike, por ejemplo, puedes alquilar una bici por unos tres euros la hora.