Los mejores hoteles y restaurantes de Estocolmo para niños

Dónde comer y dormir bien en Estocolmo si viajas con niños

La capital sueca es una ciudad para pasear y recorrer andando, por lo que la mejor opción a la hora de buscar alojamiento es hacerlo en el centro de Estocolmo. Por supuesto, aquí encontrarás los apartamentos y hoteles más caros, por lo que muchos viajeros prefieren distanciarse un poco para ahorrar algo de dinero.

La gastronomía sueca está despuntando en los últimos años y ya se perfila como una cocina de gran calidad tras el logro de las últimas estrellas Michelin. Muchos restaurantes y locales, además, son sofisticados lugares en los que tiene gran protagonismo el diseño y la arquitectura de interiores. Pero además de los restaurantes cool y de moda, encontrarás todo tipo de lugares donde comer en familia en un ambiente muy agradable.

Hoteles para niños en Estocolmo

Donde dormir en Estocolmo con niños

La mayor oferta hotelera de Estocolmo se concentra en la zona Norrmalm, en pleno centro y muy cerca de Gamla Stan, el casco antiguo de la ciudad. Aquí podrás encontrar una habitación doble modesta por unos 80 euros la noche.

Muchos viajeros optan por alojarse en la zona sur, en Södermalm, el barrio bohemio de Estocolmo donde abundan los bares, tiendas y pubs nocturnos. Los precios pueden ser un poco más baratos en Södermalm, pero la diferencia no supondrá un gran ahorro.

Al viajar con niños a Estocolmo, una opción acertada puede ser el alquiler de un apartamento. Hay muchos, de todos los tipos y precios, así que se trata de buscar el que más se acerque a tus expectativas.

Si te gusta viajar de un modo diferente, estás de suerte porque en Estocolmo están algunos de los hoteles más curiosos del mundo. Dormir en un faro, en un cubo de espejos, en una cabaña colgante o en un apartamento flotante son algunas de las múltiples y divertidas opciones para hospedarse en Estocolmo.

Restaurantes para niños en Dublín

Que comer en Estocolmo con niños

Los suecos hacen mucha vida en los bares y restaurantes que llenan las calles de Estocolmo. Las bajas temperaturas no son un problema porque las terrazas se abrigan con calefacciones externas y mantas que se proporcionan a todos los clientes que lo deseen. Seguro que a los niños les encanta la experiencia.

Bistros, cervecerías, bares o restaurantes, todos ellos se confunden en ocasiones en Estocolmo, pero no importa demasiado porque en todos ellos podrás tomar un cóctel, probar unas tapas o sentarte a cenar un menú de tres platos.

Si quieres probar un plato típico sueco, busca el cartel que indique ‘Husmanskost’ o lo que es lo mismo: ‘comida casera típica’. Muy probablemente, encuentres en la carta ‘gryta’ (estofado de carne) y un plato que gusta mucho a toda la familia: ‘potatisgratäng’ (patata gratinada con cebolla, ajo y queso). Por supuesto, en la capital de Escandinavia, no deberías dejar pasar la oportunidad de probar el salmón ahumando, el bacalao o la trucha.

Los restaurantes en Estocolmo no son precisamente baratos, pero sí son de buena calidad. Lo que sí hay es una enorme oferta de todo tipo de establecimientos, desde los más baratos o de grandes cadenas de fast food, hasta idílicos locales dignos de ver. Intenta equilibrar el gasto acudiendo a todo tipo de lugares para comer.