Monumentos para niños en un viaje a Venecia

Los mejores rincones para una escapada a Venecia con los niños

Venecia tiene mucho que ofrecer. Solo pasear por sus canales y disfrutar de su ambiente, su arquitectura, sus gentes o su gastronomía es ya una delicia, pero además la ciudad más romántica del mundo está plagada de espectaculares palazzos, pintorescos puentes, magníficas basílicas e interesantes monumentos.

Si tu viaje en familia a Venecia se reduce a unos pocos días, tendrás que escoger entre la abundante oferta cultural y artística de Venecia. A continuación te presentamos los monumentos más representativos y los más atractivos de cara a un viaje con niños.

Monumentos en Venecia

Puente de Rialto en Venecia

Plaza de San Marcos

El corazón de Venecia, el más visitado y célebre, es la Plaza de San Marcos. Mide 180 metros de largo por 70 metros de ancho y fue definida por Napoleón Bonaparte como "El Salón más Bello de Europa".

Abierta por uno de sus lados al Gran Canal, la piazza de San Marcos es el punto más bajo de la ciudad por lo que es también el primer lugar en inundarse. Cuando esto ocurre, se colocan sobre la plaza pasarelas para que los viandantes caminen sobre San Marcos.

Esta preciosa plaza siempre llena de gente acoge la Basílica de San Marcos y su Campanile, la Torre dell´Orologio, el Palacio Ducal y el Museo Correr. Destacan también las Columnas de San Marco y San Teodoro junto a la entrada a la plaza.

Basílica de San Marcos

La Basílica de San Marcos, ubicada en la homónima plaza, es la catedral de Venecia y el templo religioso más importante de la ciudad.

Aunque su construcción comenzó en el año 828, la basílica ha sufrido muchos cambios y alteraciones con el paso del tiempo. Actualmente muestra una planta de cruz latina, cinco cúpulas y más de 4.000 metros cuadrados de mosaicos, algunos del siglo XIII, y 500 columnas del siglo III.

En el interior de la Basílica, dominada por colores dorados, descansa el cuerpo de San marcos, bajo el altar.

Además de la propia Basilica, en su interior podemos disfrutar también del Tesoro de San Marcos – el Tesoro bizantino de oro y plata procedente del saqueo de Constantinopla- la Pala de Oro –un retablo medieval de piedras preciosas- y el Museo, donde se pueden observar de cerca los techos y mosaicos de la catedral, así como las esculturas originales de los cuatro Caballos de bronce y bañados en oro de San Marcos, cuyas réplicas se asoman al balcón abierto de la Plaza de San Marcos.

Ten en cuenta que no se permite la entrada a la Basílica de San Marcos con mochila o los hombros descubiertos.

La entrada a la Basílica es gratuita, pero para acceder al Museo es necesario pagar 4 euros; 3 euros para el Tesoro y 2 euros para la Pala de Oro.

La Basílica puede visitarse todos los días de 9:45 a 17:00 horas. Los domingos solo de 14:00 a 16:00 horas (hasta las 17:00 horas en verano).

Campanile de San Marcos

El campanario de la Basílica de San Marcos, conocido como el Campanile es con sus 98,5 metros de altura, el edificio más alto de la ciudad, por lo que merece la pena subir hasta lo más alto para disfrutar de unas vistas estupendas de Venecia.

En el año 1902 la torre se derrumbó, pero diez años después, fue reconstruida con la misma forma.

El horario para acceder al Campanile es de 9:00 a 19:00 horas, todos los días. Durante los meses de julio y agosto el horario se prolonga hasta las 21:00 horas.

La entrada cuesta 8 euros para adultos y 4 euros para estudiantes.

El puente de los Suspiros

El Puente de los Suspiros

Construido en estilo barroco en el siglo XVII, el Puente de los Suspiros da acceso a los calabozos del palacio Ducal donde se encuentra la prisión a la que acudían los condenados a muerte, siendo este puente lo último que veían antes de entrar en prisión. De ahí su nombre.

El Puente de los Suspiros es una de las estampas más típicas de Venecia.

Puente Rialto

El famoso Puente Rialto es el más antiguo de los cuatro puentes que cruzan el Gran Canal de Venecia. Construido entre 1588 y 1591, durante años fue el centro económico más importante de la ciudad.

Su particular diseño compuesto por dos rampas inclinadas unidas por un pórtico en medio conforman una de las típicas imágenes de Venecia.

Cruzando el Puente Rialto desde San Marcos se llega al animado Mercado Rialto, lleno de frutas, verduras, turistas y residentes. 

El puente de Rialto cruza por encima del Gran Canal comunicando los distritos de San Marco y San Polo.

Iglesia de San Barnaba

Son muchas las iglesias y basílicas que pueden visitarse en Venecia por su calidad arquitectónica, su monumentalidad o las obras que acogen en su interior, pero la Iglesia de San Barnaba cuenta con un atractivo extra que seducirá a los niños.

Y es que la fachada de la iglesia aparece en la película de Indiana Jones y la Última Cruzada, aunque en la ficción su interior se transforma en la biblioteca donde desaparece el padre de Indiana Jones.

El interior real de la iglesia, que data del siglo XVII, no tiene gran atractivo, pero recorrerla emulando al gran Indiana Jones vale la pena.

La Iglesia de San Barnaba se ubica en el Campo de San Barnaba, Dorsoduro 30123.

Se puede visitar todos los días de 7:30 a 12:00 horas.

Santa María della Salute

La cúpula de la basílica de Santa María Della Salute aparece en la mayoría de las postales típicas de Venecia.

Construida entre 1631 y 1687 para festejar la erradicación de la epidemia de peste, Santa María Della Salute es uno de los edificios religiosos más importantes de Venecia.

De planta octogonal con pequeñas capillas en cada uno de sus lados, la decoración interior no es abundante, sin embargo, cuenta con importantes pinturas de Tiziano y Tintoretto, como ‘Bodas de Caná’ de éste último.

Se encuentra en Campo della Salute.

Se puede visitar todos los días de 9:00 a 12:00 y de 15:00 a 17:30 horas.

Para acceder a la sacristía es necesario pagar una entrada de 2 euros.