Monumentos para visitar en París con los niños

Guía para ver con tus hijos la torre Eiffel, los campos Elíseos o Notre Dame

Esta ciudad no tiene monumentos, el monumento es ella misma. Pasear por París es como hacerlo por un museo, una galería de arte, un centro comercial y unos paisajes bellos y tranquilos, todo junto, todo a la vez. 

El símbolo de la ciudad está en el Campo de Marte, donde se eleva majestuosa la Torre Eiffel, un inmenso entramado de hierros que seguro impresionará a los tus hijos, además de muchas otras atractivas visitas para niños.

Monumentos de París 

Monumentos importantes de París

La torre Eiffel

Construida con ocasión de la Exposición Universal de 1889, se  ha convertido en el monumento más conocido y emblemático de París. Su gran tamaño y la originalidad del diseño de Gustave Eiffel aún siguen asombrando a mayores y niños cuando acuden a visitarlo.

Se puede subir a la torre Eiffel a cualquiera de sus tres niveles, ya sea en ascensor (opción más recomendable por los niños) o por la escaleras. 

Para el segundo piso en ascensor los precios son de 8.50€ para los adultos, 7€ para los jóvenes entre 12 y 24 años y 4€ para los niños de 4 a 11 años. Para el piso superior son de 14€, 12.50€ y 9.50 € respectivamente. Los horarios son de 9:30 a 23:45 h., aunque el horario se amplía una hora más en verano.

Montmartre y el Sacre Coeur, iglesia del Sagrado Corazón

Uno de los barrios más hermosos de París, conocido por ser el hogar de artistas, pintores y músicos que lo llenaron de un ambiente bohemio que sigue presente en sus calles.

Por sus alegres calles hay multitud de pequeños puestos donde los pintores aficionados exponen sus obras o se ofrecen a realizar caricaturas a los turistas, y podemos disfrutar de los hermosos paisajes sentados en un típico café mientras los niños se toman un helado.

Al llegar a lo más alto de la colina donde se ubica este barrio podremos disfrutar del segundo punto más alto de la ciudad, además de ver una de las iglesias más hermosas, la del Sacre Coeur, que destaca por su intenso color blanco y su gran cúpula.

Los campos Elíseos y el Arco del Triunfo

Los campos Elíseos proporcionan una majestuosa vista de París, con una gra avenida que culmina en la plaza Charles de Gaulle en la que se ubica el Arco del Triunfo. Aunque no tan alto como la TorreEiffel, puede ser interesante subir sus casi 300 escalones para disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

Los precios rondan los 10€ para los mayores de 18 años, con entrada gratuita para los niños. El horario es de 10:00 a 22:30 h.

Catedral de Notre Dame

Esta espectacular iglesia se encuentra situada en una pequeña isla a la que podemos acceder desde ambos lados de la ciudad. Notre-Dame está considerada Patrimonio de la Unesco por ser uno de los mejores ejemplos de arte gótico.

Se puede entrar a la catedral de forma gratuita durante el horario de visitas, de 8:00 a 18:45h., pero para subir a las torres los adultos deben pagar una entrada de 8€, los niños menores de 18 años tienen entrada gratuita.

Monumentos para niños

Otras visitas para niños en París

El Panteón

Uno de los monumentos más antiguos de París, el Panteón combina el arte gótico con el griego, y alberga esculturas de gran belleza en su interior. Abre de 10:00 a 18:00h.

Y la entrada es gratuita para los niños. Para los adultos el precio es de 9€.

El obelisco

Un impresionante obelisco egipcio se alza en el centro de París, en la plaza de la Concordia, puede ser una sorpresa muy divertida para los niños, debido a su diseño diferente e inesperado.

Las leyendas lo sitúan como un regalo del emperador Napoleón a Josefina, por lo que podemos aprovechar para explicarles una pequeña anécdota histórica.

Los Inválidos

Construido como hogar para los soldados retirados, en este impresionante palacio se encuentra también la tumba de Napoleón, que puede visitarse de 10:00 a 18:00 h. con una entrada de 9€ para los adultos.

Puede ser una buena forma de inculcar algunas nociones de la historia de Francia a los niños.

Palacio de Versalles

Este palacio es uno de los más famosos, todo un ejemplo del derroche y el lujo de algunos reyes franceses, que quisieron mostrar el esplendor de su imperio a través de esta construcción.

Se encuentra situado a las afueras de París, por lo que conviene reservar un día entero para visitarlo. Se ofrecen visitas guiadas que explican las salas más importantes (una de las más impactantes para los niños es la Sala de los Espejos), y después pueden jugar y pasear por sus amplios jardines.

Es una de las visitas más solicitadas, por lo que conviene planificarla bien e incluso comprar las entradas con antelación. Los niños no pagan entrada, y los adultos pueden disfrutar por 15€ del palacio y de los jardines de este impresionante monumento.

También podéis aprovechar para pasear por algunos de los preciosos parques y jardines de París: Las Tullerías, el Campo de Marte o los campos Elíseos, que seguro encantarán a los niños. Y no olvidéis visitar algunos de los museos más recomendables para los peques de la casa.

Consulta más secciones de nuestra guía de París para niños.