Viajar con mascotas en coche y en avión

Con tu mascota a bordo: consejos para llevarle de viaje

Viajar con mascotas en coche o en avión no debe ser una aventura estresante ni para ti, ni para tu animal de compañía. Tanto si viajas en coche como en avión, el trayecto puede ser más cómodo y seguro aplicando unos sencillos consejos con los que tu mascota ganará en comodidad y bienestar. 

Viajar en avión con mascotas

Viajar con mascotas en avión

- Razas de nariz chata: cada aerolínea tiene su propia política en relación a los animales de compañía, así que lo más recomendable es investigar un poco antes de viajar. Por ejemplo, la americana Delta Air Lines no deja facturar perros o gatos de nariz chata o respingada. En esta categoría se incluirían perros de razas como el bulldog americano/inglés/francés, pitbull, bóxer, mastín, pequinés o los gatos burnés, exóticos, himalayos o persas.

- Historial médico: algunas líneas aéreas piden la documentación oficial que garantiza la salud de la mascota. Ten siempre a mano y bien organizados todos los certificados con las vacunas y registros sanitarios, aunque la compañía no los exija. Te servirán también en caso de emergencia.

- Un poco de ejercicio antes de volar: recomendación especial para los perros. Sal a dar un buen paseo antes de subir al avión para que el animal pueda descargar toda su energía. Se cansará y es probable que aproveche buena parte del vuelo para dormir. Si no tienes tiempo de llevarlo tu mismo/a, puedes contratar un servicio especial, que sacará a pasear a  tu perro durante todo el día y lo dejará con las energías justas para subir al avión… y dormir.

Viajar en coche con mascotas

- Asegúrate de que los animales están bien sujetos: según el tamaño de los perros, pueden viajar en el maletero con una red de protección o bien atados en el asiento trasero con un cinturón de seguridad especial.

- Jaulas a medida: los animales más pequeños pueden transportarse en una jaula, de base blanda y con un colchón para que puedan dormir cómodamente. Su tamaño debe adaptarse a las dimensiones de la mascota y es recomendable atarla con una correa o cinturón de seguridad.

- Esperar hasta el final: a menudo suele ser conveniente sacar la jaula en el último minuto, justo antes de salir de casa. Si no están muy acostumbrados a viajar, te evitarás peleas para convencerlos de entrar.

- Estirar las patas y beber: si el trayecto en coche es largo y tu mascota es un perro, para a menudo para que pueda correr un poco. ¡Acuérdate también de hidratarlo, sobre todo en verano!

- Medicación: en caso de que el animal sea nervioso, puedes darle somníferos para que el viaje le sea más tranquilo… después de leer con atención el prospecto del medicamento. Si viajas en avión, te recomiendo que lo consultes con el veterinario.

- Conocer el entorno: los gatos son animales que necesitan un tiempo para adaptarse a su nuevo entorno. Cuando llegues a tu destino, es recomendable dejar que el animal se familiarice con la habitación del hotel o el apartamento y los alrededores. Al cabo de un rato, seguro que ya se siente como en casa y puedes dejarlo pasear por su cuenta para que descubra sus rincones preferidos donde echarse una siesta o jugar con su pelota favorita. Deja una ventana o puerta abierta para que pueda salir a pasear y convertirse en el nuevo jefe del lujar.

Consejos para llevar de viaje a tu mascota

Lo que sí debe hacerse:

- Si a pesar de todos los consejos anteriores no vas a llevarte a tu perro de viaje, intenta hacer un par de visitas previas al viaje para que se familiarice con la perrera o la casa de acogida y esté más confortable y seguro cuando llegue el momento de dejarlo.

- Si vas a viajar en avión, llama y reserva una plaza para tu mascota. Muchas aerolíneas limitan el número de animales permitidos por vuelo, así que mejor te aseguras de que el tuyo es uno de los que tienen asiento reservado.

- Recuerda adjuntar etiquetas de identificación actualizadas de tu mascota en su collar.

- En transporte colectivo (bus, tren, avión, crucero), siempre que sea posible elige trayectos directos. Recuerda también llevarte juguetes para que se entretengan.

- A tu perro o gato no le importa disfrutar de la gastronomía local, así que intenta mantener los hábitos alimentarios lo más parecidos a los que tienes en casa. Especialmente en verano, recuerda hidratarlo a menudo y si se deja –o puedes- procura refrescarlo de vez en cuando con un chapuzón o una buena ducha. 

Lo que no debe hacerse:

- Sedar a tu mascota puede ser arriesgado y hasta un poco peligroso, en especial durante vuelos. Sedantes y altura son una pésima combinación, así que mejor evita suministrar cualquier medicamento a no ser que tengas la prescripción de tu veterinario.

Luis Martí, Travelzoo

Luis Martí
Periodista 
Redactor Jefe
Revista Travelzoo 
Viajar en familia
Colaborador de GuiaInfantil.com