Cuando el niño no quiere decir adiós al chupete

Vilma MedinaDirectora de GuiaInfantil.com

Son tantos los cuentos que escuchas sobre la dificultad que tienen los padres para quitar el chupete de su hijo que cuando nació mi hija me prometí a mi misma que jamás le daría uno a ella, que buscaría otro tipo de consuelo menos adictivo y poderoso como lo es el chupete.

Hice de todo para no darle uno pero llegaron los cólicos, la dificultad de conciliar el sueño... y nos fue inevitable. Como nada la consolaba, su padre corrió hasta la farmacia más cercana y le compró un chupete. ¿Crees que nos hemos equivocado?

La importancia del chupete para los bebés

Adiós al chupete del bebé

Me costaba comprender por qué los bebés se apegan tanto al chupete hasta que la razón me dijo que el motivo es el poder de succión que tienen los pequeños desde sus primeros días de nacidos, una necesidad que les permite alimentarse durante la lactancia y que lleva a muchos a chuparse el dedo incluso durante los meses de gestación. Pensando en ello, es más fácil entender lo importante que es el chupete para los bebés. Es muy normal que cuando el bebé se siente cansado, con sueño, aburrido, molesto o enfermo e incluso enfadado, busque algo para chupar.

El chupete reduce la ansiedad y el estrés, y evita que el pequeño adopte la mala costumbre de meterse los dedos o los puños en la boca, aunque debe ser visto como un objeto provisional y de consuelo que debe tener un principio y un fin en la existencia del bebé. Por esta razón los logopedas y dentistas recomiendan que su uso sea limitado para evitar problemas en la formación y posición de los dientes, en el desarrollo del lenguaje y en el aprendizaje del habla.

Los psicólogos coinciden que para retirar el chupete se debe considerar las particularidades de la cada bebé. Lo ideal es empezar a quitarle el chupete por los seis meses, cuando el bebé empieza a gatear. Si el proceso de abandono sigue su curso es probable que alrededor de los 18 meses, cuando ya camina sin problemas, el bebé se haya olvidado totalmente del chupete.

Cómo quitar el chupete a los niños

Para lograr que el chupete no se convierta en su mascota preferida, pruebe seguir algunos consejos:

- No se debe ofrecer el chupete cada vez que el bebé llore. Lo mejor es que sean los padres los que establezcan los horarios. Hasta los seis meses de edad, acostumbre a tu bebé a succionar el chupete sólo para que concilie el sueño.

- A partir de los 7 meses, limite el uso del chupete sólo a la cuna para que el pequeño lo utilice durante las siestas o por la noche. Si está dormido, quítaselo de la boca pero déjalo al alcance de su mano por si se despierta por la noche.

- Poco a poco, en lugar de dar el chupete cuando el bebé se sienta molesto ofrézcale un peluche o una caricia para tranquilizarlo.

- Incentiva a tu hijo a elegir entre el chupete y un peluche. Los niños necesitan de motivación para convencerse de que hacen lo que deben.

- No permita que el chupete se quede siempre a la vista del niño.

- Cuando el niño empiece a hablar, dile que no le entiendes con el chupete en la boca. Dile que para hablar debrá él quitarse el chupete.

- Jamás castigue a tu hijo por no dejar el chupete. Si fuerzas a que lo deje de golpe, él buscará otro objeto para succionar y creará malas costumbres como moderse las uñas, etc.

- Elogie a tu hijo por cada noche que él consiga dormir sin el chupete.