Una forma original para combatir la mendicidad infantil

Cuánto podemos aprender con los ejemplos, ¿verdad? Con los ejemplos y con la buena voluntad, y también con la iniciativa de los demás por el bienestar de la sociedad. En esta ocasión, me refiero especialmente a la idea que tuvo la Fundación Abrinq, en Brasil, de utilizar las máquinas expendedoras automáticas de las estaciones de metro en Sao Paulo, para combatir la mendicidad infantil.

En lugar de refrescos, de chucherías, chocolatinas, patatas fritas o helados, las máquinas, decoradas por dentro como si fuera una calle repleta de niños pidiendo ayuda económica, recaudan dinero para utilizarlo en el combate a la mendicidad de los niños que viven por las calles de la gran Sao Paulo. Cada vez que alguien hace una aportación que va de 1 a 5 reales (que aproximadamente se corresponden a desde 0,45 a 2,30 euros actuales), estará contribuyendo para disminuir la mendicidad local y a cambio recogerá el postal expedido por la máquina donde, en la parte trasera, se explica lo que se hará con su colaboración. A lo largo del día la calle del decorado de la máquina va quedando sin postales y, por lo tanto, sin mendigos. Creo que es mejor que veas el VÍDEO.

Campaña contra la mendicidad infantil

La Fundación Abrinq es una organización brasileña sin ánimo de lucro que propone ser un puente entre quien necesita de ayuda y los que quieren ayudar. Los recursos recaudados tanto en esta iniciativa como en otras, son utilizados para ofrecer a los niños y adolescentes el acceso a la educación, salud, cultura, ocio, etc., protegerlos del maltrato y del abuso, y además concienciar a la sociedad de la necesidad de colaborar en los temas que rodean a las necesidades de los niños. Me parece que este proyecto, titulado Vending machine for good (Maquina expendedora para el bien), sea una idea muy práctica y cómoda para ayudar a los demás. También creo que puede convertirse en una gran iniciativa a ser imitada por otros lugares que tienen la misma problemática infantil. Si conoces alguna otra idea parecida, me gustaría conocerla. Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com