¿Tu hijo ha sufrido algún accidente doméstico?

Han pasado unos cuántos años pero hasta hoy me acuerdo de los gritos de un niño que escuché en la consulta médica, mientras esperaba que mi hija fuese atendida por su pediatra. Aquellos chillidos eran de desesperación, de miedo... Las enfermeras intentaban sacar de lo más profundo de la nariz del niño, un par de hojas de alguna planta que él se había metido, jugando con sus hermanos.

Hay historias realmente escalofriantes de accidentes que ocurren con los niños. Niños que beben productos de higiene o de belleza, que se queman con mecheros o agua caliente, que se caen por las escaleras, que tragan monedas, alfileres u otro cuerpo extraño, que se dan golpes a cada tres por cuatro, que se resbalan en la bañera o en la cocina, bueno, hay casos de accidentes en el hogar como para aburrirse uno.

Accidentes infantiles más comunes

Accidentes con niños en casa

Los accidentes domésticos son más comunes de lo que imaginamos. Los especialistas atribuyen estos accidentes a una baja supervisión de los niños o descuido de los adultos, y a la falta de medidas preventivas. Por eso jamás se cansan de recomendar a los padres que sean más vigilantes y que pongan en práctica algunas medidas preventivas:

1- Cuidar de los cantos de los muebles y objetos. Lo ideal es utilizar dispositivos para redondear estos cantos o distribuir los muebles con tal de que el niño gane más espacio para moverse, y así evitar que sufra caídas y golpes.

2- Mantener a los medicamentos así como a los productos de limpieza, lejos del alcance de los niños. Tanto uno como el otro no son juguetes. Su ingestión puede ser peligrosa y causar intoxicación a los niños.

3- Evitar, de todas las formas, que los niños tengan acceso a las ventanas, balcones o terrazas. Se puede poner barandillas, rejas u otro tipo de sujeción que imposibilite la caída del niño.

4- Elegir juguetes seguros y que estén correctamente homologados. Si el niño tiene menos de 3 años es conveniente que no tenga juguetes con piezas muy pequeñas. Podría atragantarse con ello.

5- Si el niño se duerme en cama o en litera, es aconsejable colocar barras de seguridad fijas para evitar que el pequeño se caiga mientras esté dormido.

6- Niños pequeños no deben estar solos en la bañera del baño. Los accidentes en la bañera son frecuentes y peligrosos. Se debe utilizar una alfombra antideslizantes para la seguridad del niño.

7- Si tienes alfombra en casa, colocar antideslizantes por debajo para evitar que los niños se resbalen. Y si tienes escaleras, debes acostumbrar a tu hijo a que las baje andando y tomados de la mano.

8- Tener siempre un botiquín de primeros auxilios en casa por si os surge alguna urgencia. Si ves que no puedes ayudar a tu hijo llévalo inmediatamente al centro de salud más próximo.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com