Padres de niños hiperactivos: ¡No estáis solos!

Para el bien de los niños y de las familias implicadas, cada día más casos de hiperactividad "salen del armario". Lo que antes era vivido con angustia, preocupación y con cierto desconocimiento solamente en el seno familiar, hoy es debatido, discutido, e incluso compartido entre los padres. No estáis solos: ese es el mensaje que los padres de un niño hiperactivo quieren dar con su libro a las demás familias que se sienten, como ellos se sintieron alguna vez, en un callejón sin salida.

Este atractivo testimonio de unos padres que buscaron y hallaron respuestas para la problemática conductual de su hijo trae esperanza a las familias con hijos que padecen el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, sobre todo en la primera etapa, cuando acaban de confirmar el diagnóstico. El apoyo, en este caso, viene de las explicaciones, de la experiencia y sobre todo de los logros de la pareja.

Libro para padres sobre la hiperactividad

En una entrevista exclusiva a GuiaInfantil.com, los autores del libro, María Jesús Ordóñez (pediatra de atención primaria) y Roberto Álvarez.Higuera (empresario y editor), hablan de su experiencia como padres de un niño a quién le fue diagnosticado el TDAH a los 14 años de edad. Revestidos de esperanza, ellos hacen un repaso sobre lo que tuvieron que enfrentar y lo que lograron. Te paso un resumen de lo que creo sea lo más importante para los padres de un niño con hiperactividad que, como pocos saben, es una patología neurológica que afecta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) a un 8 por ciento de la población infantil. - Un diagnóstico fiable a un niño con TDAH suele darse a partir de los 6 o 7 años de edad porque se considera que muchos de los síntomas pueden estar dentro de la normalidad. - Existen casos muy evidentes en los que se pudo diagnosticar el TDAH en edades tempranas. - El movimiento constante, el olvido y despiste, la impulsividad excesiva, son apenas algunos de las características de un niño con TDAH. - El Déficit de atención sin Hiperactividad es más común en las niñas y como están siempre en sus cosas, pasan más desapercibidas. - Los niños hiperactivos no paran, dan golpes, no saben estar quietos, tararean, se levantan, contestan antes de que termines de preguntar... su conducta llega a alterar el bienestar familiar y su adaptación a la escuela. - Hasta en un 70 por ciento de los casos de TDAH llevan asociados trastornos de aprendizaje como la dislexia. - En el colegio, los niños hiperactivos, a veces, son vistos como niños problemáticos debido a su conducta. No respetan turnos, tienen dificultades para compartir juegos, no paran quietos, hacen ruido en clase, destrozan cualquier cosa que les pongan en las manos, se levantan cuando tienen que permanecer sentados, etc. - Debido a que su mal comportamiento en clase no es bien visto por los profesores y compañeros, la autoestima del niño hiperactivo se deteriora y él acaba creyendo que todo lo que hace es malo. - Es importante que los padres sepan valorar y reconozcan lo bueno que hacen los niños hiperactivos y que sepan corregir su mala conducta inculcándole normas y límites. - El tratamiento es multidisciplinar, es decir, médico (con fármacos), psicosocial (en casa y en la escuela). Para adquirir el libro, sigue este enlace a la librería de Guiainfantil.com Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com